LLANERA | UN VIAJE EN EL TIEMPO

José Julio Velasco ofició de pregonero y animó a invitar a los nuevos Reyes a venir a la fiesta

  • «El futuro de Llanera no son los Exconxuraros de antaño, sino los llanerenses de mañana»

El Fielato y El Nora, 06 Julio 2014

Pregonero y autoridades ataviados con el sacu.

En su pregón, Velasco también recordó los inicios de esta celebración «que nace de un encuentro con mesa y mantel entre el alcalde y Lorenzo Ramos. Nunca un encuentro fue tan provechoso».

Por ello, el arcipreste de Siero agradeció la confianza depositada en él por el alcalde para ser el pregonero del día grande de la celebración que amanecía hoy domingo, con un cielo gris, después de una gran noche en el que el recinto ferial de Llanera se quedó pequeño. «No había por donde moverse», aseguraba Covadonga Alonso. «Esta fiesta va a mas cada años que pasa» a lo que su amiga Belén Pérez, apostillaba que «los Exconxuraos son la mejor fiesta de Asturias». 

La representación de la historia de los Exconxuraos, la cena medieval, con más de 1.500 comensales y el torneo medieval, hacen de este celebración una cita única en el Principado de Asturias.

Pregón íntegro de José Julio Velasco:

Excelentísima Corporación Municipal, dignísimas autoridades, queridos pregoneros, amigos, feligreses y personas de otros lugares que os unís a nuestra fiesta y nos distinguís con vuestra presencia. Querido Carlitos, fiel sacristán y ejemplo de tanto; saludo con particular afecto a mis padres que lo han sido todo para mi, a mi hermana Vicky, a mi cuñado y hermano Nacho y a mi hermano Juan, que estoy seguro hoy también está con nosotros, compañeros de camino y apoyo y dejo para el final a los dones con los que dios me obsequió y a los que tanto quiero, mis sobrinos y ahijados Pelayo y Lucas.

 “Si alguien ascendiese al cielo y examinase con atención la maravilla del mundo y la hermosura de las estrellas, el asombro que semejante espectáculo le produciría sólo se convertiría en gozosa excitación si tuviera con quien compartirlo”. Así lo afirma el filósofo romano cicerón en su libro “La amistad”. Este día entrañable, rodeado de personas que me queréis y en este marco incomparable cobra verdadero realce porque lo puedo compartir con vosotros.

Todavía sorprendido y emocionado por este honor inmerecido al que me ha invitado el sr. alcalde, ser pregonero de esta edición de los Exconxuraos.  gracias sr. alcalde porque esta oportunidad refuerza mis vínculos con esta tierra que tanto quiero.

Llanera es un municipio cargado de historia, es uno de los municipios más emprendedores y que más ha progresado en los últimos años; así lo confirman el notable aumento de su población, sus niveles de renta y sus magníficas infraestructuras e instalaciones culturales, deportivas y de diversa índole. Llanera es tierra codiciada además de por lo anteriormente expuesto por la calidad de sus gentes, por su capacidad de acogida y de integración a todos los que hemos llegado de otros lugares.

La fiesta que estamos celebrando nace de un encuentro con mesa y mantel entre el sr. alcalde y Lorenzo Ramos, nunca un encuentro fue tan provechoso; allí d. José Avelino plantea a lorenzo la posibilidad de celebrar una fiesta que aglutine a todo el concejo y a esta inquietud responde Lorenzo con la idea de los Exconxuraos. se celebra una reunión en casa de lorenzo ramos con todas las sociedades de festejos con asistencia de Kiko (párroco de Pruvia, que en paz descanse) y conmigo. Se elige el primer fin de semana de julio para no chocar con ninguna fiesta de los pueblos del concejo. Y de ahí manos a la obra; el trabajo fue ímprobo pero, juzguen ustedes si mereció la pena. esta fiesta ha tenido una enorme progresión, pero hemos de estar edición tras edición aportando y sugiriendo ideas para que no se estanque. la clave del éxito es el trabajo en equipo entre Ayto, sociedades de festejos y vecinos y así debe seguir. De allí partimos y aquí estamos, fiesta de interés turístico regional  que pronto lo será nacional y cita esperada en el verano por llanerenses, asturianos y de más allá de nuestras fronteras autonómicas.

¡Levantai el corazón!. Atristayaos y amurniaos: ¡levantai el corazón!. collacios y vecinos; feligreses y forasteros: ¡levantai el corazón!. ye la fiesta los exconxuraos, que lo fueron fai más 600 años, pero ya nunca más llanera será pueblu trancau, nin hay obispu ni encomenderu que mos pieslle les puertes, los fielatos ni les campanes. hoy repiquen a folixa, pero nunca a pindongeo. ¡tengamos la fiesta en paz!. ¡Levantai el corazón!.

a mi los compañeros me conocen como “José Julio, el de Posada de Llanera”. Nací en Avilés, pero llevo con orgullo el ser vuestro, el que me digáis que soy de aquí, porque no sólo entre vosotros vivo, sino que convivo como amigo y cura vuestro que soy. Los vecinos y amigos de Villardeveyo hasta me adoptasteis como hijo. reconozco lo mucho que me “presta” vuestra manera de ser: nunca esclavos, ni explotados; siempre fraternos y abiertos; con entereza cuando la vida castiga y con nobleza cuando hay que sellar las paces. si bien os quiero yo, más y mejor querido me siento por vosotros. Soy vuestro y ahora no me toca sotana, sino vestir “el sacu penitente pa tamién saber pedivos perdón”. Pero ya no estamos “exconxuraos”. Bien está ser penitentes siempre, pero evitando el victimismo.

Aquel obispo francés y gascón, d. Guillén de Verdemonte, debió pasar años ausente, porque, aunque fue obispo de aquí 22 años, no nos conocía bien o sólo entendía latines y gabacho, “de xuro nun falaba la llingua los exconxuraos”. Acalló campanas y cerró puertas, excomulgó vecinos y conminó a los curas, pero aquellos párrocos también supieron revelarse, porque nos conocían bien. ¡cómo no iban a enterrar en la paz del señor a sus feligreses del alma!. 

rebelde fue Pelayo en Covadonga con la cruz en la mano; rebeldes fueron los que en la sala capitular de la catedral defendieron la libertad contra la invasión francesa; rebeldes fueron muchos obreros ante la explotación minera e industrial y rebeldes fueron nuestros antepasados cuando, tras peste y hambruna, se sintieron expoliados por el autoritarismo episcopal. Rebeldes si, cerriles no. El buey que el encomendero del obispo, Gonzalo Martínez, pretendía quitarle de la herencia al hijodalgo de Villardeveyo, Gonzalo Rodríguez, encendió en la fiesta de san martín de 1408 la mecha de aquella rebeldía pacífica y silenciosa, solidaria y colectiva. bastaron 4 años de valiente rebeldía.  Sólo “con concello e acuerdo” deponen los vecinos su insumisión mantenida, pero nunca la sangre llegó al río, como sí pasó otros casos de rebeldía en Somiedo, Olloniego; Avilés.

Como bien decía hacia 1804 aquel cura de San Cucao, d. Bernardo de Alonso y Ablanedo en su descripción del concejo de llanera: “perxuraos de llanera, si los buscas, nunca faltan”. 

Somos tierra de encrucijada entre la capital de la urbe, la Villa del Adelantado y el fin de la calzada romana en Gijón. Encrucijada de trenes y autopistas. no podemos ser solo lugar de paso y que nos digan “de llanera, ni el polvo siquiera”. Debemos merecer ser lugar de encuentro y no solo de paso: “de Llanera, el polvo quisieras”. Hasta el cruce lo hemos convertido en fiesta.

El papa Francisco nos dice a todos los curas que debemos ser “pontífices”, fabricadores de puentes. quiero traer al pregón la memoria de nuestros puentes de antaño en los que los obispos invirtieron fondos y exigieron reparaciones  ¡no todo lo episcopal fue malo!. El puente de gallegos sobre el Nora, ahora en el camino de Santiago, es límite entre Oviedo y Las Regueras. pero el puente de Cayés aparece ya documentado en el siglo XIII, siendo uno de los pasos más antiguos que desde Oviedo conducían al concejo de Llanera y al puerto de avilés. 

En la carta de población otorgada por alfonso x en 1270 a los hombres de la tierra de Siero se sitúan los límites del concejo por la ponte de Cayés epor allende Santa Olalla. En las ordenanzas de 1274 el concejo ovetense decidía que todo comerciante que quisiera vender pescado, si lo dier ádesmesura, estaría obligado a llevarlo fuera la villa et, que nolo vienda desde la ponte de Cayés antaño empleaban mucho este paso de río Nora las “muyeres de la paxa” avilesinas, para llevar el pescado desde la Villa del Adelantado a la capital asturiana. Los tres puentes de Cayés, Brañes y Gallegos eran empleados por los viajeros de la famosa vía de la plata en tierras asturianas. los veteranos lugareños y ganaderos de llanera y las regueras así lo atestiguan, pues esa ruta iba de lucus asturum y gigia (gijón) a los altos puertos del cordal de la mesa. pero, tal como en el 1412, Juan Fernández, designado en conceyu de vecinos, sirvió de puente entre aquellos exconxuraos de Llanera y el nuevo obispo, d. Diego Ramírez de Guzmán, los mejores puentes y los más recios pontones son los que generan concordia y ponen paz donde hay guerra. También la buena fiesta y la romería prestosa sirve para acercar orillas. eso de las camorras y quimeras, de los palos en les fiestes, debemos dejalo pa los llanerenses del paleolítico.

La virgen maría, como buena madre, motiva fiesta en paz. ¿No fue ella la que en aquella atristayá boda de caná echó en falta el vino de la alegría? Santa María motiva fiesta en Lugo de Llanera; el Carmen en Bonielles; la Asunción en Lugo, en Villanueva de San Cucao o Formanes en la Vega de Villabona; Ntra. Señora de la Ermita de Fanes, al pie de la sierra de Fandiello, nos ofrecen puente de fiesta y concordia. También los santos ejercen ese oficio de puente festivo como San Pedro en Agüera; Santiago en Arlós y en Pruvia; San Isidro en  Llanera; y también Santa Eulalia  que desde Ferroñes nos une con la catedral. Hasta tenemos un pico con nombre de Santufirme.

Memoria obliga. ¡Cómo presta oíros contar las virtudes de humildad de d. liborio, d. Román, d. José Ramón (Kiko)  párrocos buenos y al servicio de la gente. sea su mención memoria agradecida de cuantos curas cuidaron de las parroquias del concejo. Y mención eclesiástica merece , sobradamente, el cardenal d. francisco de ferroñes, hijo predilecto de nuestro concejo que fue primado de españa, y dentro de un año cumplirá los 90 años.

ya tenemos ahora un reciente Rey con Reina de esta tierrina y princesa e infanta. Como este nuestro Lucus Asturum fue capital romana de los astures transmontanos, junto al castro de San Pedro, al lado de la desaparecida iglesia parroquial de Santa María de Lugo, habrá que pensar en invitarles a un culín de sidra en nuestra romería de los Exconxuraos. La historia nos dice que nuestras mejores tierras fueron entre el año 901-905  regalo del rey Alfono III y su hijo Ordoño a la catedral del Salvador, y lo que pudiera quedar, “tota lanera integra”, parece que la asturiana dña. Urraca se lo donó el 23.III.1112 al obispo Pelayo. En aquella guerra civil entre reyes hermanos, Pedro I y Enrique de Trastámara, el sr. de la torre de San Cucaco, d. Diego Menéndez Valdés, apodado “el valiente”, ayudó al perdedor d. Pedro y pasó años recluido en un monasterio gallego. Conquistó en buena liz el perdón del rey Enrique y regresó a Llanera y reedificó la torre.  El 20.II.1581 volvimos a pasar de la mitra a la corona de Felipe II, pero la corona nos vendió muy pronto otra vez a Oviedo.

No guardamos rencores por habernos usado como regalo y compraventa de reyes. y, si para que vuelvan reyes y princesinas, nos hace falta ser pueblo ejemplar, ¡seámoslo!. Pecheros e hijosdalgos, nenos y maestros, clero y monaguillos, conceyu y altea ¡toos a la xostaferia! ¡seamos pueblo bien ejemplar, que es cosa buena!.

El futuro de la selección de futbol de España es su pasado, el futuro de Llanera no son los exconxuraos de antaño, sino los llanerenses del mañana. No nos basta ser rebeldes de vieja memoria, debemos ser hijosdalgo y pecheros que logremos mejor futuro para los nenos que nos miran. 

Hoy, sometidos a una crisis profunda –no sólo económica y de falta de trabajo– sino también ética y de sentido existencial, es preciso y urgente apostar por un nuevo “arte de vivir” en el que no nos baste conocer el amor, sino que lo traduzcamos en obras; no nos baste hablar del prójimo, sino que le hagamos un sitio en nuestro corazón; no nos baste decir palabras bonitas, sino que obremos gestos generosos. Todos, cada uno desde sus responsabilidades, debemos contribuir a la construcción de una sociedad serena y madura, que cuenta con todos, que mira al futuro con esperanza y donde resulte más valioso “encender una luz”, aunque sea pequeña, que “gritar contra la oscuridad”.

De los 70 conceyos de Asturias, 16 llevan la Cruz de la Victoria en sus escudos municipales y 36 llevan la Cruz de los Ángeles, como es nuestro caso y el de la propia catedral. La cruz desde las raíces de nuestra historia nos une, y para los creyentes incluso nos urge a la fraternidad cristiana y la nobleza del perdón. San Salvador es el titular del templo catedral, a la que en son de paz volvimos haz un par de años. Pero también fue el nombre de la parroquia aquella de la rondiella, actualmente severiés.  San Salvador de la Rondiella cumplió en el 2011 los mil años de su existencia.

¡Levantai el corazón más arriba del picu gorfolí, del pedregalón o friera! vamos a la “comunión”, que Cristo Jesús es el Señor, no un encomenderu-consumeru, ni un notariu, ni un reacuadador, ni un arrendatariu. el ye el hijo de dios, el  amor de los amores, el salvador. Para el Señor no hay más “exconxuraos” que los “refalfiaos”, fartucos de tóo y sin piedad de nadie; esos que en vez de ser hermanos, se tienen por hermanastros.

“Naide ye forasteru en l’estaya del siñor”. así que “axuntémonos hermanos nún carrapiellu d`amor”. Amestemos les manes en son paz, en riestra que empalme el ayer con el mañana. El vestíu del sanbenitu nún lo carguemos a naide, sepamos aguantalu nosotros. Y, si la sidra nún alcanza, también val brindar con agua de la fuente del Merín.

¡Oración hagamos, mis hermanos!. En lo alto del Naranco el sagrado corazón le da la cara a Oviedo capital y a nosotros nos da la espalda. Antes de la danza, vamos a la misa y oremos para que de vez en cuando se de la vuelta y bien nos mire.                       

¡Bienaventuranza y bienandanza, mis hermanos! ¡Vivan los exconxuraos de ayer! ¡viva la Llanera de hoy! ¡levantemos los corazones!

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse