SIERO | PAÑEDA

Pañeda mostró casi 400 especies de setas

  • Entre las setas destacaron la “Favolascha calo” y las diferentes “Hygrocybes”

El Fielato y El Nora, 06 Noviembre 2016

Muestra de setas en Pañeda. Muestra de setas en Pañeda.
La Sociedad Micológica de Pañeda recolectó cerca de 400 especies de setas, que se expusieron hoy domingo en les Escueles de la localidad sierense. La muestra recibió un aluvión de visitas, de los fieles que no fallan año tras año.
 
A las once de la mañana se abrieron las puertas de les Escueles y desde entonces fueron muchos los curiosos que se acercaron para disfrutar con las diferentes especies. Curiosos, por cierto, de todas las edades. Se pudo ver a niños fotografiando con el móvil alguna de las variedades o a los mayores, cámara en mano, retratando las setas que más llamaban la atención.
 
«Para nosotros es un éxito haber clasificado casi 400 especies, en las condiciones de este año», aseguró Juan Rodríguez, componente del equipo clasificador de Pañeda,  «es para estar más que contentos». Desde la sociedad se esperaba una muestra menor, a tenor de la meteorología de días y semanas pasadas.
 
El sábado por la tarde, en el mismo escenario, ya se habían superado las 350 variedades, cifra que consideran mínima para que la muestra sea de calidad. Del total de setas, 20 fueron novedad. La mayoría de las setas se recogieron en territorio asturiano, la presencia de especies traídas desde León fue testimonial.
 
Destacó este año entre las expuestas la “Favolascha calo” y tamibén el colorido de las diferentes “Hygrocybes”; «hace tiempo que no salían tantas» explicó Toño Sánchez quien apuntó que para que salga esta seta «tiene que ser en un prau que no tenga nada de abono. Un prau que sea cien por cien ecológico».
Además de verlas, las setas también se pudieron degustar en Pañeda.
 
 
Conseguir este número fue posible «gracias a la colaboración de otras sociedades micológicas, que en muchos casos, ya nos la traían hasta clasificadas». De lo contrario, «habríamos contado con menos que otras veces», señala Sánchez.
 
La muestra, desde sus orígenes, se rige por el sistema del biólogo Marcel Bon que las clasifica por el orden de familia, género y especies de la misma familia en un grupo.
A la entrada de les Escueles, en la primera mesa de la derecha se encontraban las novedades, «con especies curiosas». También se hizo especial hincapié en las setas tóxicas o mortales; y en las medicinales.
 
Para atraer la curiosidad del público menudo, se volvió a proponer la búsqueda de seis setas. En esta labor se encontraba el pequeño Luis García Arbesú, de Pola de Siero. «Me gustan mucho las setas», reconocía mientras se concentraba en buscar una de las especies propuestas. «Hay que rebuscar mucho, pero me presta».
 
En les Escueles también se habilitó un bar, donde las mujeres se afanaban, desde el momento que se abrieron las puertas, en elaborar tortillas de setas, que ofrecían con cada consumición; y que reconocieron que resulta «imposible saber cuantas hacemos».
 

Guardar

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse