opinion | DAVID M. RIVAS

La bicicleta

  • La bicicleta… ¡qué gran cosa la bicicleta!

David M. Rivas, 04 Abril 2017

david rivas David M. Rivas

Güei diera un paseín en bicicleta. Había una montonera d’años que nun montaba en bicicleta. Ye verdá que sólo hai dos coses que, si lo faes un día, nun escaeces enxamas: fornicar y montar en bicicleta. De rapazón percorriera media Asturies nuna BH pesada, ensín cambios, con namái qu’una catalina y qu’un piñón. Dende Carreño a Llanes y dende Xixón a Llangréu, con amigos, diérai al pedal bien dao. Ata, pol branu,  xubía tolos díes dende La Ñora a casa, en Quintueles, cola mio hermana pequeña nel tresportín. Y nunca fuera yo mui fuerte pero tiraba naquella cuesta tan pindia de más de dos kilómetros. Bien ceo pasé a la moto y la bicicleta quedó arrequexada na cuadra. Escaeciera la bicicleta, aquella maravía que tanta gayola me diera cuando, una mañana de reis, taba embaxo l’árbole. Agora, yá mayor, miro pa la mio vieya bicicleta y veo un pasáu allegre pero, al empar, un futuru lluminosu. La bicicleta ye “arma de futuru”. Hai un tiempu que fixeran un estudiu n’Uviéu. Salieran cuatro amigos dende El Cristu y quedaron en vese nun bar de La Escandalera. Ún diba dir en bicicleta, otru andando, otru n’autobús ya otru en coche. El primeru que llegó fuera el de la bicicleta, diez minutos dempués el del autobús, vente minutos dempués el que diba andando y cuarenta y cincu minutos dempués el del coche. Yá nun toi pa dir en bicicleta per eses caleyes de Dios pero animo a los más xóvenes. La bicicleta… ¡qué gran cosa la bicicleta!

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Oreyes y raos

Sesenta años