Piloña | PILOÑA

Los jabalíes causan estragos en las tierras de labor del Oriente de Asturias

  • Arrasan un maizal de 20.000 metros cuadrados en Ludueña (Piloña)
  • En Villaviciosa los daños crecen exponencialmente

El Fielato y El Nora, 30 Septiembre 2016

Javier Méndez, Gonzalo Peruyero y Adrián Quintana en el maizal arrasado en Ludeña. Javier Méndez, Gonzalo Peruyero y Adrián Quintana en el maizal arrasado en Ludeña.

«A finales de agosto avisé al guarda del coto sobre la presencia de jabalíes en el maizal, donde ya se veían los primeros daños. No hicieron nada y hoy ya se puede ver como esta». Javier Méndez, ganadero piloñés de la localidad de Ludeña, contemplaba el pasado viernes los 20.000 metros cuadrados de maizal completamente arrasados por los jabalíes, «nunca había visto algo así».

El problema de Ludeña y de Piloña es el que padecen muchos ganaderos de la Comarca del Oriente de Asturias. La superpoblación de jabalíes que campan a sus anchas por las tierras de labor, por los praos y también por los pueblos. «Ya hemos llegado a contar hasta diecinueve en un rebañu», asegura Méndez, que ahora está a expensas de que los cazadores que gestionan el coto, ASDECA, valoren los daños y se los paguen. «La solución no son ni las subvenciones ni el pago de los daños, yo quiero el maíz para cebar el ganáu, la verdadera solución es mermar el número de jabalíes que hay ahora mismo, porque a este paso se nos meten en casa», asegura Méndez.

En Villaviciosa, el mismo problema

Los ganaderos de Oles, Liñeru, Aegüeru..., en el concejo de Villaviciosa también han visto como los daños del jabalí en las tierras donde plantan maíz han ido creciendo exponencialmente en los últimos cuatro años. Manuel Arribas, de Oles, y Miguel Cuétara de Liñeru, son dos de los afectados, los dos plantan varias tierras de maíz para ensilar y, aun estando cerradas y rodeadas de pastor eléctrico, como la de Ludeña, los jabalíes entran y campan a sus anchas. Los ganaderos maliayos apuntan al Principado como el responsable de poner una solución que debería empezar por permitir que se abatan más jabalíes en las cacerías.

 Miguel Cuétara y Manolo Arribas en un maizal de El Gobernador.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse