NOREÑA | SOCIEDAD

Anabel Canteli recupera un Güevu Pintu de 1931

El Fielato y El Nora, 18 Abril 2019

Anabel-Canteli-noreña Anabel Canteli con la reliquia de Güevu Pintu.

Fiesta de los Güevos Pintos

 

Volver la vista atrás es bueno a veces. Así reza la popular canción “El baúl de los recuerdos”, de Karina. Y la noreñense Anabel Canteli lo confirma. Haciendo limpieza en el desván de su casa materna, en San Julián de Bimenes, se reencontró con un tesoro familiar: un Güevu Pintu del año 1931. Un viaje al pasado para encontrar una reliquia de una preciosa tradición que tiene a los huevos de Pascua como protagonistas en la región (estos días más de actualidad por la proximidad de la celebración) y, especialmente, en la capital sierense, en La Pola. «Es la segunda vez que lo veo, así que no me lo pensé dos veces y lo traje para mi casa en Noreña», señaló.

guevu-pintu-pola-siero

Detalle del dibujo que aún se conserva en la cáscara del güevu.

Ahora luce en un lugar destacado de su salón. El  Güevu Pintu  cumple con la tradición artística, ya que tiene un dibujo con motivos alusivos a la cultura asturiana y, en su revés, una frase. En este caso, Pola de Siero, y la fecha, 1931. El negro domina esta ovalada obra de arte, en la que también hay restos de color rojo  en el atuendo del protagonista.   

Canteli recuerda como la primera vez que apareció el Güevu fue en La Rubiera, en Bimenes, «en casa de los padres de unes tíes de mi madre, que la críaron». Ellas eran Adela y Lola Sánchez. Coincidiendo con una visita de su hermano Pelayo (que vivía en Nueva York) siendo Martes de Pascua en La Pola, «fueron a la fiesta y él les compró uno a cada una». Canteli recuerda verlos de niña, «en un aparador de la casa, allí estaban los dos güevos, pero uno ya estaba roto», lamenta.

huevu-pintu-pola-siero

De esto ya hace más de treinta años, por lo que optó por bajar a San Julián al superviviente, donde su madre, Julia Rozada, también le dio un lugar destacado en la casa. Al faltar su madre, se embalaron muchas de sus pertenencias, entre ellas este Güevo Pinto, «y se subieron para el desván».

Tras hallar el huevo, Canteli quiso compartir su alegría por contar con una auténtica joya de la tradición polesa, compartiéndola en el grupo  de Facebook “Nun yes de La Pola si...”, donde pronto comenzó a sumar “me gusta” y comentarios felicitándola por este gran hallazgo, de los que tan sólo unos pocos pueden presumir.

huevu-pintu-pola-siero

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

La Pola se llenó de Güevos Pintos

FOTOGALERÍA de los Güevos Pintos