SIERO | VALDESOTO

Veinte años en carroza con destino al Día de América

  • El artilugio, que estos días se afanan en ajustar y modificar “casi a contra reloj” ya fue utilizado en las fiestas de Valdesoto de este año

El Fielato y El Nora, 15 Septiembre 2017

como-yera-antes-valdesoto-carroza Uno de los integrantes de Como yera Antes, trabajando en los arreglos finales de la carroza.

Valdesoto en el Desfile del Día de América en Asturias

 

Veinte años no es nada, dice el tango, pero para el colectivo Como Yera Antes , de Valdesoto, es “un orgullo enorme, algo que no se cumple todos los días”. Concebidos “como un conjunto de amigos más que de vecinos”, y empeñados en mantener viva una tradición tan asturiana como la de las carrozas engalanadas, Como Yera Antes son este año los únicos representantes de Siero que acudirán al desfile del Día de América en Asturias. Una cita que para Bernardino Menéndez Gutiérrez, portavoz del colectivo, tiene mucho de carga simbólica, ya que “también es la vez número 18 que vamos a Oviedo”, una mayoría de edad en toda regla.

El artilugio, que estos días se afanan en ajustar y modificar “casi a contra reloj” ya fue utilizado en las fiestas de Valdesoto de este año. Consta “de varias partes, que son un homenaje a la arquitectura tradicional asturiana”. Cierto, y además a la obra no le falta detalle: desde un molino hidráulico hasta una casa con galería y corredor, pasando por el inevitable hórreo con sus “pegoyos” bien asentados o la cuadra y el lavaderu. Además “es un homenaje a las veinte carrozas que fuimos confeccionando un año tras otro, un resumen cogiendo lo mejor o lo más representativo de cada año”, señala Bernardino.

El trabajo, no obstante, no es solo reciclar lo ya hecho, sino adaptarlo, y en más de un sentido. “Para llevarlo a Oviedo hay que cargarlo en camión con góndola, y para cumplir con la normativa hay que bajar el techo de la casa”, explica mientras dos compañeros del colectivo le dan a la radial y al soldador. Y la seguridad es también “para no llevar un susto con los puentes de la autopista, que si te pasas diez centímetros de alto, ¡adiós!”, indican con una carcajada.

Llevan con humor un trabajo que tiene mucho de cariño, diversión y también unas cuantas horas robadas a la familia y al ocio. Con todo, la ilusión de desfilar el martes 19 por la calle Uría y el Paseo de los Álamos de la capital puede con cualquier desvelo, aunque también se ocupan “en preparar la escenificación, porque en el desfile no se para un momento”. Y es que hay que saber en que momento mostrar el giro de la rueda del molino o las luces de la casa para que todos lo vean y se fijen. “Y que sepan que somos de Valdesoto”, recalcan risueños.

carroza-valdesoto-como-yera-antes

Guardar

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

El Llagarón ganó el primer premio del Desfile de Carrozas de Valdesoto