opinion | JOSÉ LUIS DÍAZ

El aplauso

  • “El mercado”, tiene un único modus operandi: crecer para seguir creciendo
Etiquetas : Díaz

El aplauso es el alimento del artista: por representar lo que no es. Los comediantes son los profesionales de la doble vida: la que representan les hace famosos, la suya apenas interesa (excepto revistas al uso). Esa es su tragedia que son aplaudidos por lo que no son.

En castellano se dice “Mucha mierda”, porque se suponía que, cuantos más recados dejaran en la calle los caballos de las carrocerías de la gente de postín a la entrada de un teatro, más gente de postín habría acudido y por tanto más dinero habría en taquilla. El aplauso mide el entusiasmo, tal vez no la calidad del arte contemplado, ni la aptitud del artista ni siquiera el gusto, siempre discutido, pero sí su éxito.

Hoy sabemos que ese “ellos” al que culpábamos de todo, que maquinaba en una sombra oculta y siniestra sobre el devenir de la sociedad, es “el mercado”. Pero ¿Qué es el mercado? Y aún más importante ¿quién se esconde tras los mercados? A mí se me escapa siquiera acercarme a vislumbrar en qué zonas unos seres desprovistos de humanidad conspiran en la trastienda de la civilización guiados por aviesas intenciones, para dominar el mundo. “El mercado”, tiene un único modus operandi: crecer para seguir creciendo.  Hoy los fines de la economía no tienen como objetivo las necesidades de la comunidad sino los deseos de cada individuo.

Es en el “hogar público” donde esas necesidades comunes deben quedar satisfechas de modo que se brinden bienes y servicios que los ciudadanos no pueden adquirir por sí mismos. Esa es la autentica revolución en la sociedad de “mercado” actual

En estos tiempos que corren no debemos escatimar un aplauso a quienes sencillamente lo intentan, porque ya con eso tienen la mitad de su trabajo representado, mientras que otros sólo buscan el aplauso para sí mismos sin ser apenas artistas y sin apenas representar nada. Y así, de esta manera, nosotros, los consumidores del mercado, podremos refugiarnos en el aplauso al artista, sea cual sea (pero ese es otro tema).

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

El autobús naranja