opinion | JOSÉ LUIS DÍAZ

¿Qué es lo importante?

  • El objetivo no puede ser asumir un partido argumentando que quien está en su discrepancia es su enemigo político.

Primarias PSOE en Asturias

 

Cuanto más se apele a los sentimientos para encauzar fines políticos más riesgo se corre de que estos se desborden. Y si esto ocurre nunca se sabrá a dónde pueden llegar. En política usar los sentimientos es como actuar a impulsos. Y debe ser la razón la que debe usarse para encauzar los procesos de cambio, para encontrar soluciones y respuestas y dejar los sentimientos para otros menesteres. A veces en política nada pasa rápidamente y cuando pasa, no pasa nada. En realidad nadie puede gobernar solo, ni sólo con los de su idea.

No se trata de que el partido abrace toda propuesta  bajo la falsa creencia de que ello nos va a significar más votos. El objetivo no debe ser ese, sino recobrar la identidad perdida en el contexto social para ilusionar a la ciudadanía en que confíe en nosotros y de esa manera nos vote. El objetivo no puede ser asumir un partido argumentando que quien está en su discrepancia es su enemigo político. Es un error de consecuencias poco predecibles. En política como en casi todo, lo importante es saber qué es lo importante.

La realidad de los partidos políticos es algo objetivo y medible, sin embargo las circunstancias tanto internas como externas están llevando a la militancia a entender e interpretar de manera subjetiva lo que los demás hacen. Es decir nos llevan al terreno de lo pasional cuando debemos tener, precisamente ahora, una mente más analítica. Los partidos no son una propiedad de unos cuantos, no se trata de decir que hay buenos o malos.

Dicen que es en medio de las grandes tormentas cuando se fragua el carácter. Al menos tengamos eso como positivo. La sociedad está diciendo a gritos que un PSOE es incluso más necesario que deseable, la cuestión es: ¿Cómo se puede retomar el pulso de la política de la izquierda, qué debemos aprovechar y descartar de las tradiciones de izquierda? El PSOE tiene entre manos una tradición cultural plural que ha posibilitado cambiar la idea misma de la política y que ha supuesto la conquista de derechos sociales para las mayorías menos favorecidas. Eso es lo que está en juego y se debe analizar en el seno del socialismo. En definitiva no se trata de enfrentar sino de complementar.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse