opinion | BORJA

Rigoletto, Verdi y el Auditorio de La Pola “Juan José Corrales Montequín”

Juan José Corrales Juan José Corrales

Una cena con mi fisioterapeuta Emilio Ardines, -quien desde que tuve el accidente es todavía más amigo-, me puso claro que la gente de nuestra Comarca desconoce que tienen un “Campoamor” en Pola de Siero. (Siempre que de ópera en Asturias se habla ese es su escenario). Escribo esto, porque todos los que estábamos en la cena dijimos al unísono: así que vais al Campoamor. Pues no; vamos a La Pola, mucho más cerca, con buenos aparcamientos y una acústica genial.

Recuerdo perfectamente lo mucho que luchó por la consecución del magnífico Auditorio de La Pola, Juan José Corrales Montequín, un excelente alcalde de cuya dimisión solo muy pocos sabemos el motivo. Hoy Corrales se encuentra recuperándose de una mala y latosa enfermedad en una residencia cercana a la Pola. Prometí dir velo cuando me reponga de mi accidente y como veo que ya llego a conducir bien hasta La Pola, más temprano que tarde lo iré  a ver, aunque reconozco que me emocionaré mucho. La vida en un momentín te hace pasar de lo alto a lo más bajo y de eso escribo con total experiencia. El alcalde, Juan José Corrales Montequín hizo una intensa labor de la que no fue reconocido públicamente como es debido. Entre otras cosas, este estupendo Auditorio que se debería llamar Alcalde Juan José Corrales Montequín, cuestión que sé de sobra saldría adelante a propuesta de cualquier grupo político municipal. En todos ellos quedarán personas que hubieran trabajado con él y seguro que les gustaría como a mi, tener ese detalle más que ganado por Corrales. 

Me pierdo, y vuelvo a la Fundación Municipal de Cultura de Siero, magníficamente dirigida por Ramón Quirós Moro, que tiene en el Auditorio una instalación de lujo con una programación idem. La Caja escénica, el foso de los músicos y el patio de butacas es de auténtico lujo. Se echa de menos una pequeña cafetería para los descansos, pero todo no va a ser bueno. El martes día 12 volveremos a ir a escuchar al gran Manolo Tena. Felicito por tanto a la concejala del ramo, Aurora Cienfuegos, y, nuevamente, a su director.

De Rigoletto y Verdi, poco que decir. La Dona e Mobile no la pude canturrear porque Carlota me lo tiene terminante prohibido. Pero la representación a cargo del Teatro Nacional de la Ópera de Moldavia estuvo suprema.

 

 borja@elfielato.es

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse