opinion | DAVID M. RIVAS

Un chigre nun ye un bar

  • El chigre rural ye centru de comunicación y de socialización
david rivas David M. Rivas

Na valle onde vivo había nos años setenta ocho chigres. Non noventa yá yeran namái que cincu. Agora queden dos que, pa mayor problema, tan cerquino l’ún del otru, colo que namás que pueden dir andando los vecinos que viven na rodolada o que tienen coche y pueden conducir, cosa cada vuelta más complicada nun país avieyáu como ye’l nuesu. Les lleis españoles traten a los tarrentorios como si fueran tóos iguales y nun lo son. Nun se puen aplicar les mesmes normes a poblaciones concentraes como les de La Mancha o Aragón qu’a les disperses d’Asturies o Galicia. Sedría mester siguir una máxima mui presente na tradición anglosaxona que ye dalgo tan cenciello como qu’hai tratar de forma diferente a lo que ye diferente. Nesti casu la normativa sobro xubilaciones fae que cuantisque’l  chigreru (o la chigrera, que n’Asturies rural son abondoses), el chigre pieslla. Amás, como los chigres suelen tar na mesma vivienda, ye difícile qu’otra persona lu alquile y lu trabaye.

Ya ye qu’un chigre nun ye un bar. El chigre rural ye centru de comunicación y de socialización. Ye’l llugar onde la xente aconceya porque nun hai centros sociales nin otros equipamientos. Nel chigre ye onde se ponen los bandos de l’alcaldía, les feches de vacunación del ganao, les esqueles pa intierros y cabudaños y los cartelos de les fiestes o de los actos políticos. Inclusive ye nel chigre onde se dan los mitines cuando hai ellecciones. Tamién ye una “tienda de primeros auxilios” na que se pueden comprar coses pa un apuru. ¡Y nun digamos nada de les emisiones deportives de pago! D’otra banda, nuna población avieyada, el chigre ye vital pa caltener les rellaciones más ellementales escontra un par de botelles de sidre o echando la partía. Los trabayadores sociales y los mélicos de les zones rurales yá detecten patoloxíes propies del aisllamientu d’una xente que nun tien coche nin anda peles redes d’internet. Los chigres, como los llavaderos, fueron los “whatsapp” de siempres, el llugar común de la rede social. Ye mester cambiar la llexislación y siguir l’exemplu d’Inglaterra, onde los “pub” rurales nun siguen les mesmes pautes de los “pub” urbanos. Pero paez que nesti país l’añoriciu gubernamental pa contra’l mundiu rural ye dalgo patolóxico.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Sesenta años

La bicicleta