opinion | DAVID M. RIVAS

Animalismu

  • ... Y agora lleguen estos urbanites illetraos pidiendo que los güés nun participen en concursos d’arrastre porque ye maltratu
david rivas David M. Rivas

Animalismu

 

Hai años que prohibieran que los neños de los puertos o de los rigos asturianos se tiraran al augua a garrar coríos. Tamién prohibieran escorrer a un gochu entafarráu de mantega o a un coneyu nun práu. Val, ho, val. Lo de los toros de Xixón ye cultura, bien d’interés español y, polo tanto, defendible y saludable. Yo nun soi sospechosu nestos asuntos. Cuando la mayor parte de los “animalistes” (vaya pallabrota) nun taben nesti mundiu yo presidía una organización ecoloxista internacional con dos miyones de militantes. Y llegué a ser ecoloxista por munches razones: estudios, conciencia, investigación… Pero tamién porque vengo de familia rural. Caté vaques, pasé nueches ensín durmir por un potru que vinía mal, lloré por un mastín que morriera… Defiendo que los llobos y los osos sigan campando nos nuesos montes pero tamién procuro entender a los nuesos ganaderos y ser xustu y responsable pa con ellos. De fechu, vivo ente ellos, nuna aldega del oriente asturianu. Nun como de lo agropecuario pero soi ún más. Ye más, confiésolo, pesqué pulpos y llubines, maté dalgún pitu y disparé a dalgún xabaril.

Y agora lleguen estos urbanites illetraos pidiendo que los güés nun participen en concursos d’arrastre porque ye maltratu. Mañana fairán lo mesmo cola doma de los caballos y pasao con cualisquier tochada que-ys dicte un gurú babayu con un llibru d’autoayuda. Yo teo un perru, una perra ya una gata. Igual soi un torturador porque los teo nuna finca envede dexalos andar per auquiera. Lo mesmo soi un criminal porque forcé al mastín (noventa kilos) a que nun mordiere a la xente, obligándolu a nun siguir el so instintu.

La coevolución ente l’home y los animales ye la que ye. Quien quiera tener un perru o un burru que lu tea. Tien que tratalu bien, caro, pero nun tién que durmir con elli na cama, sacantes zoófilos, que también esisten y son llibres de facer lo que quieran, anque los animalistes igual los acusen de violación. Los animalistes (repito que vaya definición fatona) acabarán por llegar a la conclusión de que lo meyor ye que nun esistan animales. Como soi ecoloxista militante dende hai más de cuarenta años, n’organizaciones, nel mio trabayu na universidá y na mio vida cuotidiana, nun aguanto esta babayada. Creyo que fue Humboldt, también Voltaire, los que dixeran que una sociedá podía ser definía por cómo trataba a los animales. Igual agora plantegaríen que se podría definir por cómo son de tochos los que dicen defender a los animales.  

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse