opinion | FRAN ROZADA

Arriondas, 120 años con Santa Rita

Romerí de Santa Rita (1915) FOTO Modesto Montoto. Romerí de Santa Rita (1915) FOTO Modesto Montoto.

Se cumplen estos días 120 años desde que las fiestas de Sta. Rita en Arriondas se iniciasen en 1896. Su gestación fue paralela a la donación de terrenos para la construcción de la nueva iglesia que -desde la ciudad de Cienfuegos, en Cuba- hizo don Vicente Fernández (“Caravera”) a finales de 1895. Con don Lino Rubio -el cura de la parroquia cuya iglesia estaba en San Martín de Cuadroveña desde muchos siglos antes- habló una comisión de vecinos, entre ellos don Manuel Miyares y don Juan Cueto Llano, devotos de la santa de Casia, y la celebración se puso en marcha.

Durante los primeros ocho años la fiesta religiosa fue en la antigua iglesia, junto al cementerio, hasta inaugurarse la actual en la villa, en mayo de 1905. La primera imagen de la santa italiana fue donada por doña Rita Fernández y se conservó hasta septiembre de 1936, cuando fue destruida -junto las demás imágenes y retablos- en los años de la Guerra Civil. La nueva imagen de Sta. Rita llegó para su fiesta de 1940, donada por doña Elisa Díaz (del chalet Villa María, de Arriondas); la adquirió en Madrid y procede de los conocidos talleres “Arte Cristiano” de Olot (Gerona); es la que seguimos venerando cada 22 de mayo y  acaba de ser restaurada de forma desinteresada por manos del parragués  Rafael Sierra González. De modo que la considerada por sus devotos como abogada de “casos imposibles” vino a ocupar un lugar destacado entre las celebraciones parraguesas, superando por su antigüedad en cincuenta y tres años a la Fiesta del Bollu y en treinta y cuatro al primer Descenso del Sella. Cierto es que la fiesta del Carmen en Arriondas (y antes en Cuadroveña) supera a todas las demás en años de celebración, llevando con ella asociada la fiesta Sacramental dos días después, puesto que se celebró cada 18 de julio durante varios siglos. Hubo otra fiesta -desaparecida hace 127 años- que tenía lugar cada 7 de octubre en honor a la Virgen del Rosario; la documentación que se conserva está fechada entre 1760 y 1889 y detalla, año por año, los nombres de los cofrades y los gastos que se hacían para pagar a los curas, misa, procesión, pitanza, ramos de pan, voladores, gaiteros, etc.

Arriondas  se dispone, un año más, a festejar a la que en 1381 fue bautizada como Margarita y acabó siendo sólo Rita por la costumbre familiar de abreviar los nombres (una aféresis gramatical), de forma que las dos sílabas finales de su nombre real acabaron siendo su nombre propio y el de no pocas mujeres.

Fran Rozada es el Cronista Oficial de Parres

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Cofiño. Desde Amia Celionica a Dalí

Don Quijote en el “puente romano”