opinion | Fran Rozada

Arriondas no existe

Un titular tan rotundo como éste hubiese causado perplejidad al lector, pero pudo haberse escrito en los últimos seis años. Porque el centenario topónimo Arriondas dejó de existir oficialmente desde que así se publicó en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (Nº 213 del 14-IX-2009) hasta el pasado jueves, día 4 de febrero de 2016, periodo éste en el que la capital del concejo de Parres -que lo es desde hace 188 años- pasó a llamarse única y exclusivamente Les Arriondes. Parece surrealista, pero así es. Y en ésas estamos, de modo que cuando en TPA -por ejemplo- dicen y escriben Les Arriondes se limitan a cumplir estrictamente con la normativa oficial vigente. 

En una reciente entrevista para esta misma cadena de televisión y a una pregunta sobre el tema les comenté cómo -desde hace siglos y en los miles de documentos que se conservan- siempre se cita Las Arriondas y, desde hace un siglo aproximadamente, los escribanos del ayuntamiento, secretarios, jueces, etc. comenzaron a suprimir el artículo y a utilizar sólo Arriondas.

Hace más de quinientos años (en 1504) gran parte de nuestro actual municipio  constituía la villa y el Concejo de “Parras”, que después resultó “Parres”, tal vez porque en esta zona -como bien sabemos- se tiene preferencia por las terminaciones de los plurales en -es. Como “Parras” aparece también escrito en el más antiguo libro de cuentas del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en el año 1591. 

Pues en el Concejo de Parres  -en este caso en 1826- la liquidación de lo que debían pagar las parroquias del concejo por los ramos de la carne, el vino, la sidra y otras ventas en general -según consta en uno de los documentos más antiguos que conserva el archivo municipal- aparecen citados textualmente desde “San Diego de Pendás” hasta la “Güera de Dego”; desde el “Coto de Llamas” hasta el “Coto de las Arreondas…”. De modo que -utilizando el tópico literario bíblico- podemos afirmar aquello de “Nihil novum sub sole” (nada nuevo bajo el sol).

Hace poco más de seis años la llamada Junta Asesora de Toponimia del Principado de Asturias publicó lo siguiente:

“En estos decretos se oficializa la toponimia tradicional asturiana, derogando la castellana, excepto en aquellos casos en los que ésta tiene cierto arraigo popular, estableciendo entonces los dos topónimos como oficiales”.

Y así tenemos, por ejemplo: Oviedo/Uviéu; Gijón/Xixón; Ribadesella/Ribeseya; Cangas de Onís/Cangues d´Onís; con doble toponimia. Pero no fue éste el caso de Arriondas, donde el arraigo popular de este topónimo en los habitantes de dicha villa no fue tenido en cuenta, eliminándolo totalmente. A favor de la recuperación toponímica están muchos asturianos, pero eso no impide que se hubiese llegado a un acuerdo en la corporación municipal parraguesa para que coexistiesen y fuesen  válidas y oficiales las dos acepciones: Arriondas/Les Arriondes.

Ahora, más de seis años después, los cuatro partidos que conforman la corporación parraguesa (PSOE, PP, FORO e IU) acaban de aprobar por unanimidad el retorno al punto de partida en el año 2009.  Un caso similar a éste ocurrió con el topónimo de la villa de Boal, ya corregido. El sentido común se ha impuesto y así, tras los trámites oportunos que llevarán varios meses, se recuperará el topónimo ancestral de Arriondas que coexistirá con el de Les Arriondes. No entraremos por hoy en otros varios casos de pueblos, barrios y quintanas del concejo, en los que su cambio de nomenclatura causó asombro. Porque una cosa es, por ejemplo, rayar en lo afectado utilizando el topónimo forzado de Hueges en vez de Güexes, como todos decimos, y otra que la parroquia de San Martín de Cuadroveña (así conocida en todos los documentos conservados desde hace más de seis siglos) haya pasado a ser denominada parroquia de Les Arriondes.

La necesaria prudencia y cordura por conservar lo “nuestro” están a veces reñidas con algunos localismos o regionalismos exacerbados y mal entendidos, más que nunca en este mundo globalizado en el que vivimos.

(Puede el lector consultar más detalles en internet en mi artículo “El discutido topónimo de Las Arriondas”, publicado el 3-XII-2012).

 

Fran Rozada es el Cronista Oficial de Parres

 

Coto de Las Arreondas. Recaudación de impuestos en 1836 (Archivo Municipal)

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse