opinion | BORJA

Hospital y salmones

El El "Paxa"y Omar con dos salmones.

Escribo hoy del Hospital Grande Covián de Arriondas y de los salmones, que queda poco para que se abra la veda. En el Hospital hace semanas que la veda se suprimió y me da que la cosa terminará siendo más complicada de lo que percibe su amable directora, Margarita Pendás y el Director de Salud del Principado (SESPA), Juan Ramón Riera, quien con toda amabilidad me escuchó, y a quien encontré preocupado con un asunto que tras un brindis al sol de los cuarenta y cinco  Diputados de nuestra autonomía, parece que todo va a ir bien. Bien irá, cuando se le asigne al Hospital la necesaria dotación económica para poder hacer que la cuestión se normalice. Pero ¿dónde esta la trampa “diputacionil”? La trampa es que no hay presupuesto para mandar el parné, con lo cual se queda usted, amadísimo parroquiano, muy apoyado de pico “diputacionil” y punto. Y como no hay dotación: ni ambulancias, ni médicos ni nada de ná. Luego el PSOE mandante -al que pertenece el señor Riera- dirá que si tal o cual. Cuando en la Junta del Principado votan todos que sí, póngase en lo peor. Y lo peor es que nuestro Hospital entra en rumbo incierto. Mientras, nuestros enfermos se trasladan a Gijón villa con la que el interior de nuestra Comarca está muy mal comunicada por autobuses y trenes.

El problema de nuestro Hospital Comarcal me da que va a volver a los tiempos del PP, del fallecido Sergio Marqués, cuando lo quisieron dejar como un ambulatorio grandón. Pienso que con lo mal de perras que anda el Principado, nosotros pasaremos a tener una sanidad de las alas en plan malo. Me explico:

El Hospital del Occidente, Jarrio, va mejor porque tienen más perres y los galenos desde Oviedo van por una maravillosa autopista que en cuestión de media hora les permite llegar a su centro de trabajo. Aquí tardan una hora, y allí tienen más presupuesto que aquí. Pero a los de allí les falta un Periódico como el nuestro. Eso lo saben los capitalinos mandantes y alberga en mi la esperanza que los que votaron por unanimidad en la Junta General del Principado, irán buscando las perras que faltan para que nuestro Hospital siga siendo al menos como el de Jarrio. Habrá que lucharlo y en ello andamos.

SALMONES

Y estos capitalinos nos siguen machacando. Hospital, Llobos y otra vez con nuestros Salmones. Pero vamos a ver, cenutrios: Si en Cabrales tienen un queso pistonudo, aunque el río Duje baje como baja de porquería, ¿cuál es el motivo para que prohibieran comer tan exquisito manjar?

Pero los salmones del Cares no se pueden ofrecer en los restaurantes de la zona como un manjar único y de referencia. ¿Por qué? Pues porque a un iluminado de los mandantes actuales se le ocurrió que si lo permitieran vender habría mucha pesca furtiva. El iluminado asesor no se daba cuenta que un salmón sin precintar es un problema muy gordo. El restaurante ofrecerá como en mis años de juventud excelentes salmones que harán las delicias de nuestros cocineros. Pero ojo: el restaurante que lo compró tendrá su precinto y datos, con los que perfectamente se podría seguir la trazabilidad del producto. Pues no: gracias al iluminado y la gestión de la “chica para todo” Consejera del ramo, ex presidenta de la Junta y lo que cuadra, el salmón se lo comerán ellos en una golfada más de las que hacen en Asturias. ¿Qué miento? Miren los Juzgados y ahí tenemos a la de Llanes, monja en otros tiempos, y al que veranea en Piloña de paseillo después de estar en la cárcel. Los socialistas Riopedre y Otero, andan de Juzgados y en la Federación Socialista Asturiana miran para otro lado, como con el villano Villa, que los puso ahí a todos y ahora dicen no conocerlo. 

Señor, señor, que cruz tenemos con estos mandantes. Y eso que aquí los de la toga (jueces) todavía no entraron a fondo con lo de El Musel y Regasificadora.

 borja@elfielato.es

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse