opinion | DAVID M. RIVAS

Indignación escontra la corrupción

  • La corrupción, escribía l’economista Von Misses, ye un mal inherente a cualisquier gobiernu que nun tea controláu pola opinión pública.
david rivas David M. Rivas

La corrupción

 

A cualisquier observador un pocoñín distante llamariái l’atención la enorme indignación que, dende hai yá dos décades, como poco, amosamos cola corrupción. Y sedría asina porque, cola esceición del Quixote, la gran aportación española a la lliteratura universal ye la picaresca. N’España yera vergonzoso ser ricu porque’l to padre, el padre del to padre, y los demás ancestros, tuvieran bona posición pol so trabayu. Eso yera cosa de marranos usureros y de cristianos campesinos. Lo honorable yera venir de nobles y nun vivir del trabayu nunca. Pero como eso de la nobleza rica, por meres razones demográfiques ya estadístiques, sigui una progresión que tiende a ceru, ye mester acabar na picaresca, nel robu y na corrupción.

La indignación ye bona cosa en comunidaes pequeñes porque llimpia les rellaciones colleutives y refuerza la solidaridá. Pero anguaño, cola comunicación de mases y les redes sociales, ye otra cosa: dende la siya ya’l tecláu y rebotando y rebotando, acaba siendo una venganza individual que da munches vegaes en social. Nun criticamos la corrupción por principios éticos nin por moralidá pública, sinón pola envidia que mos provoca nun poder facer lo mesmo.

La corrupción, escribía l’economista Von Misses, ye un mal inherente a cualisquier gobiernu que nun tea controláu pola opinión pública. El problema ye que, nel nuesu casu, la opinión pública nun ye tala, sinón la opinión de los medios públicos, que formen parte de la mesma tramoya. Nun hai opinante de televisión o prensa que nun tea “pensamientu-paquete”: quien ta contra financiar a la ilesia afirma el cambiu climáticu y defiende Palestina, quien ta a favor de financiar la ilesia niega’l cambiu climáticu y defiende a Israel. ¿Ye que nun hai naide qu’afirme’l cambiu climáticu y defienda a Israel? Ye imposible estadísticamente que nun lo haiga. Tamién nesa opinión teóricamente pública alcontramos la culiebra de la corrupción.

Frente a ello, frecuentemente nos mesmos medios y nes mesmes tertulies, los profesionales de la indignación, enchipaos paladines de la virtú. Con estos y colos otros, la xente sigui votando a los corruptos elleición tres elleición. Cuando una sociedá ratifica una ya otra vuelta parllamentos corruptos, dalguna parte de responsabilidá tendrá. Mientres nun entendamos esto nun merecemos otra cosa que ser gobernaos ensín dar desplicaciones, como nun les dan los padres a chiquiyos de cuatru años. Ye que tamos, en pallabres de Molly Crockett, nel porno de la indignación moral.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse