opinion | DAVID M. RIVAS

La concordia de la transición

  • En 1979 el discursu guerracivilista volvió, el franquismu rearmárase y la compensación y reparación a los represaliaos apaecieran como fundamentales n’amplies capes de la sociedá.
david rivas David M. Rivas

La concordia de la transición

 

Llámame l’atención les razones que da’l PP pa derogar la llei de la memoria pa promulgar una llei de la concordia. Si tanto-y molesta que se fale del pasáu nun entiendo lo que fae. Güei viera a un tipu que podría ser el mio fíu retrotraese pa criticar al gobiernu a los tiempos del Frente Popular y de la guerra civil. Pero, ¿nun dixera que nun-y importaba res nun hai muncho? 

Una llei de concordia podría ser fecha en 1945 si Franco cayere del poder xunta los sos proteutores alemanes ya italianos, o si elli y los sos conmilitones abrieren el camín a esa mesma concordia. ¿Quién va algamar la concordia agora? ¿Les mios fíes con quiénes? ¿Los mios sobrinos pequeños con quiénes? Y si miramos, como dicen, al futuru, ¿los mios posibles ñetos, con quiénes? Si yá nun queda cuásique naide de la guerra y del primer franquismu, que ye a quienes-yos cabría buscar concordies. Amás, Casado quier esa llei pa defender la idega de la transición ya’l  consensu en torno a la historia. Igual estes coses nun les lleyera porque nun formaben parte de los sos amplios estudios universitarios, pero eso ye un comentariu chistosu ya irónicu. 

El consensu duró ente 1977 y 1978, poco más d’un añu. En 1979 el discursu guerracivilista volvió, el franquismu rearmárase y la compensación y reparación a los represaliaos apaecieran como fundamentales n’amplies capes de la sociedá. La transición tuviera de tóo, negociación y pautos, sí, pero tamién una llucha a caraperru. Y con cientos de muertos, nun sólo los d’ETA o GRAPO, sinón tamién fascistes y de los aparatos de les cloaques del estáu. Hebo munchos más muertos que los de Portugal o Ungría, por poner dos casos. Nin hebo concordia, nin consensu, nin tampoco una transición pacífica. 

Dalgunos tan emperraos en facer un rellatu que nun reflexa la realidá. Lo que sí tuviera ye un cambéu de semántica con respeutu a la dictadura, una semántica que güei vuelve cambiar nun sen contrariu y que tien como gran demiurgu al presidente’l PP. Tamién s’enquivoca Casado nes sos apreciaciones: fue precisamente el PSOE, dende la so llegada al gobiernu en 1982, el que peslló la memoria y tapó con un velu d’escaezu a la república, a los republicanos y a los sos fíos y ñetos. Cuando Zapatero volvió sobre los pasos perdíos y Sánchez siguió la so estela, los dos sabíen que taben poniendo en tela de xuiciu la política del so propiu partíu. Y, como ellos, un vieyu raposu como González fue perconsciente y llideró la so cruzada, nunca meyor dicho, contra la nueva llexislación. Y dalgunos prohomes socialistes d’aquellos ochenta y noventa acaben firmando manifiestos de la Fundación Francisco Franco.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Animalismu

La historia y les historietes