opinion | DAVID M. RIVAS

La historia y les historietes

  • A dengún rei d’Inglaterra dende hai varios sieclos se-y ocurriría dicir que desciende de Guillermo el Conquistador.
david rivas David M. Rivas

Con motivo de la visita a Cuadonga de los reis y de la princesa el cortesanismu asturianu ta disparáu. Nun ye mester ser un repubicanu convencíu o pertenecer a cualisquiera de les estremaes llínies antimonárquiques qu’esisten pa que te de dolor cultural lleer los periódicos, sentir les emisores o ver les cadenes. Ye bastantina con saber un poco d’historia, a nivel de menos que bachiller, pa poder diferenciar lo que verdaderamente ye una aprosimación histórica al procesu de formación d’Asturies, d’España y d’Europa, y les historietes varies que mos tan contando. Llama l’atención la denuncia sistemática por parte de determinaos opinantes al rodiu de lo que llamen “mitos” nos casos de Cataluña y del País Vascu (que si la guerra de secesión nun fue una llucha nacionalista, que si Vifredo el Velloso nun yera rei, que si’l reinu de Navarra nada tien que ver con Euskadi, que si… una montonera coses) pa dempués, normalmente esos mismos opinantes, llegar a escribir que Leonor de Borbón ye l’últimu entanu d’una caden iniciada con Pelayu hai 1300 años. Llegamos a lleer tamién que l’actual rei pocede direutamente de Bernardo del Carpio. Y queden tan panchos.

A dengún rei d’Inglaterra dende hai varios sieclos se-y ocurriría dicir que desciende de Guillermo el Conquistador. Tampoco se-y ocurriría semeyante cosa al periodista más monárquicu y propagandista del vieyu imperiu británicu. Ya ye que tol mundiu sabe que de los normandos a la raina actual, Iglaterra cambió de dinastía cincu o seyes vegaes, como pasara en cualisquier otru reinu medieval d’Europa. Ye más, nel casu inglés dase la circunstancia de que falamos d’una nación: Inglaterra ye Inglaterra dende la edá media, como Asturies, como Portugal, como Escocia, mientres qu’España naz nel sieclu XVI como agrupación imperial de corones y territorios que pertenecen a una corona nueva ceñida por la casa d’Austria. Pero, repito, n’Inglaterra a naide se-y ocurriría contar historietes aparentando falar d’historia.

D’otra banda, siguiendo cola llínia trazada dende la puesta en marcha del réxime autonómicu, talamente paez que ser principáu ye una triba de privilexu o de gracia arrecibida como premiu gordu de navidá, cuando representa tolo contrario. Los reyes castellanos, siguiendo l’exemplu de lo fecho por los ingleses pa humillar a los galeses pola so resistencia a l’asimilación, sometieron a una Asturies llevantisca y que pagaba pocos impuestos a ser tarrentoriu del so primoxénitu. A mayores, esa vinculación yera tala que dalgunes vegaes el príncipe nin tansiquier yera fíu del rei. Sin dir más lloñe, Isabel la Católica fue princea d’Asturies siendo hermana d’Enrique IV.

Sí qu’hai una llínia histórica notros asuntos de los que los vecinos del oriente, particularmente los ribereños, recordarán d’hai unes décades: los viaxes salmoneros de Franco. Tamién entóncenes los alcaldes pidíen a la xente que fuera a vitorear al caudillo y tamién daquella yera práctica común fletar autbuses gratuitos y daben un bollu preñáu nes meyores escursiones y mortadela en les más probes. Nun me recuerdo quién fuera pero hebo dalguién importante que-y dixera a Juan Carlos cuando xubiera al tronu que nun se fiara de los monárquicos ni de los cortesanos porque yeran el mayor peligru pa él, como tol mundiu sabe si conoz la historia d’Alfonso XIII, non les historietes d’una prensa que parez el ¡Hola! pero con menos glamour.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Indignación escontra la corrupción

Animalismu