opinion | DANIEL RIPA

La hora de la Verdad

El Fielato y El Nora, 10 May 2016

Rajoy esperó y esperó. Se lo dijo a Bárcenas: “Al final la vida es resistir y que alguien te ayude”. Sobrevivió a Esperanza Aguirre, a Camps y a Rato, dejando que se ahogaran solos. Perdió dos elecciones y, de forma inaudita, logró volver a ser candidato. Descubrimos que cobraba sobresueldos y que su partido era el primero en ser imputado en la historia de España. Nada. Ahí sigue y serán sus quintas elecciones como candidato del PP. Lo decía en 2014 el historiador Diego Díaz en Atlántica XXII: “Rajoy es peligroso. El registrador de la propiedad de Santa Pola parecía un gatito de peluche al lado de Aznar y joder, cuando nos hemos querido dar cuenta, este tipo se ha cargado la ayuda a la dependencia, el aborto, la justicia universal, ha dado una vuelta de tuerca más a la precarización del mercado laboral y de paso ha dinamitado las pensiones y los principales servicios públicos”. Una cifra: El salario de los directivos del Ibex 35 fue, de media en 2015, entre 50 y 558 veces superior al de sus empleados.

El presidente en funciones siempre sorprende y esta vez no iba a ser menos. En Enero, fue a Moncloa y, a la salida, se escondió tras un plasma. Siempre le ha funcionado. Dejó que Sánchez y Rivera se hundieran. Durante semanas ambos coparon telediarios, reuniones en despachos elegantes y discursos grandilocuentes. Mientras cualquier político rival, fruto de un ataque de nervios y egolatría, habría saltado a medios y tertulias, Rajoy no hizo nada. Y haciendo eso, lo hizo todo. Aguantó a que, en un momento dado, se acabara el humo. El proyecto del PSOE iba de la mano con Ciudadanos y el de Ciudadanos quería abrazar al PP. Para ello firmaron un acuerdo de gobierno que ninguno se creía. Pero en el PP no había nadie a la espera y Ciudadanos (y PSOE) sólo encontraron una mirada al vacío sin respuesta. Rajoy cree que en una repetición electoral, con un PSOE debilitado y convertido en tercera fuerza, Felipe González y Susana Díaz (quien sabe si también Javier Fernández) presionarán con éxito hacia una gran coalición encabezada por él mismo. Atentos: Ya hay movimientos y la justificación sería que España tiene que salir de la parálisis. Y eso lo saben Garzón, Iglesias o Emilio León sellando un acuerdo histórico que busca ganar las elecciones en España para construir un nuevo país, donde sea la gente la que guíe su futuro, y para impulsar un proceso de cambio irreversible en Asturias. Porque tengámoslo claro: Rajoy sólo se irá si el 26 de Junio es fuertemente derrotado en las urnas. ¿Le entregamos la carta de despido?

Daniel Ripa es diputado regional de Podemos

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

El capitán del Costa Concordia

Sube la Marea (I)

Sube la Marea (II): Panderetas