opinion | BORJA MÁRQUEZ

Otra Travespera

La Travespera 2019

 

Después de años sin ir a esta maravillosa ruta en Vespa y Lambretta, este año participé.  El genial y generoso Silfredo Torrado, me prestó, para hacer la Travespera, una Vespa muy vaquera (iba tapizada entera con un pantalón vaquero). Qué idea y qué genial recorrido el de este año.

A las 10 de la mañana dimos una vuelta por Cangas de Onís, para –aún pasando por el Puente Romano como la salida de siempre– comenzar la aventura de este año. La salida en otras ediciones era al ritmo del culín de sidra. Pero con  trescientos participantes: imposible. Esa pasadina a la vera de tan insigne monumento hizo que La Travespera  no perdiera una de las esencias de esta maravillosa ruta motera.

travespera-cangas-onis

Equipo de colaboradores que hace posible La Travespera.

Por la carretera del Pontón abandonamos la Capital de España en otros tiempos y llegamos a Santillán, que estaba de fiesta y feria de ganado. Nos desviamos a tierras de Ponga, donde una brava alcaldesa pone por escrito a unos cuantos en su sitio. Llegados a San Juan de Beleño subimos por el Parque Natural hacia el hermoso collado de Los Bedules  destrozado por algún docto, al cual se le ocurrió una “bombillada” construyendo una horrible pasarela de madera tratada verde. Hay tener el gusto por donde se comienzan a hacer los cestos para permitir tal atentado contra la naturaleza. Cuantos recuerdos de mi anterior  cabaña de Pan de la Forca.

Los participantes se estaban dando cuenta que La Travespera de este año prometía. Tras una breve parada, nos fuimos hacia el alto del Pontón, pasando por preciosos pueblinos,  y alguno de más entidad como Oseja de Sajambre. Una vez llegado al alto del Pontón, nos dirigimos hacia Posada de Valdeón. Una pequeña parada en el alto de Pan de Trabe, poco antes del famoso mirador del Tombo, sirvió para que los participantes vieran y se ubicaran en qué maravilloso lugar estaban. Llegamos a Posada de Valdeón. Allí, y de la mano del genial cocinero Cristian, de Casa Pedro (San Juan de Parres), acompañado por buenos y eficaces colaboradores, entre los que destacaba por su altura y simpatía, el mediático  televisivo cocinero Julius. El menú, de lujo, lea bien: DE LUJO. Ensaladilla rusa, FABADA de 10, regada en mi caso con excelente sidra, y otros con rica  cerveza de barril. A los postres un buen arroz con leche.

travespera-julius

Cristian, Chili y Julius con la intendencia para dar de comer a los Travesperos.

Ya bien fartucus, nos marchamos hacia el Mirador del Oso. Los forasteros participantes se desmayaban con las vistas en un día tan esplendido. Luego bajamos el puerto de San Glorio hacia Potes,  repostando  gasolina casi todas las motos. Tras una breve parada y reagrupamiento, nuestro nuevo destino sería Arenas de Cabrales. La ruta discurría por el espectacular  desfiladero del Cares. Ya en Arenas, nos esperaba  una estupenda merienda. En ese mismo sitio, algún queso se subasta por millones de pesetas. Sidra, chorizos, empanada y, como no: queso de Cabrales. Los participantes nuevamente quedaban preñados del sabor de la nuesa terrina.
Ya de allí y, por la noche, nos dirigimos a la Capital de España en otros tiempos, Cangas de Onís. Antes de alcanzar tal destino, pasamos por la capital del municipio Cabraliego, Carreña de Cabrales. Kilómetros más tarde y, siguiendo la ruta nocturna, entramos en la capital del queso de Gamonéu: Onís. Allí, un bravo alcalde, con mayoría total, va metiendo en vereda a los “ladrones” del Parque de los Picos de Europa. Kilómetros más adelante, hicimos un  pequeño reagrupamiento en La Venta de Cangas de Onís. De allí y, en un plis plás, llegamos a Cangas de Onís. Entrada triunfal con bengalas y descarga de voladores.

Una Travespera más. Muy recomendable para coterráneos y forasteros. La ruta se desarrolló en un día espectacular, con un sol deslumbrante. Un gran paseo rodeando la mayoría de los Picos de Europa, donde mucho “Vespero-Lambretero” de España vio el lugar en que vivimos los privilegiados. «Borja, si yo pudiera vivir aquí...», me decía un participante madrileño. Un pobre hombre. Qué le vamos a hacer.

PINCHA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOS

DE LA TRAVESPERA 2019

travespera-sigo-vivo

 

Seguimos Vivos

La pegatina y logotipo de esta Travespera  -SIGO   VIVO- representa a través de una línea de un electrocardiograma (QRS) una línea viva, de un corazón latiendo en los Picos de Europa. En esta vida todo se arregla menos la muerte. Y a tal destino, algunos ciudadanos quieren enviar a otros que no piensan o se comportan como ellos quisieran. Pueblo pequeño, Infierno Grande.

A EL FIELATO lo quisieron matar durante más de ocho años, algunos “socialistas de pro” que decidieron cortarnos la legal sangre publicitaria que nos correspondía. Al frente de tal felonía estaban el ex presidente Javier Fernández; el ex coordinador de la FSA Jesús Gutierrez y, algunos más popes  que de momento no cito.  Y para concluir el relato,  los que quisieron enterrar  este SU Periódico, utilizaron las malas artes ejecutadas por un jefecillo.

Como no lograron que nuestro QRS  llegara a lo plano, sonando ese fatal final pi, pi, pi…. EL FIELATO estando hoy entre sus manos, amadísimo y queridísimo parroquiano. Si en ocho años no lo mataron, los nuevos mandatarios autonómicos van calibrando qué gran corazón, y a prueba de bomba,  tenía y tiene EL FIELATO. Menos mal, que ahora los sucesores gobernantes, nos conocen, valoran y respetan.

Algunos pueblerinos  Cangueses  ––metiéndose en donde nadie les llama––  quisieran haber matado  la Travespera de este año. Como los socialistas antes citados, otros popes Cangueses  pensaban que podrían matar tan precioso y espectacular evento Turístico motero.

Pero la TRAVESPERA y EL FIELATO, con sus inventores Silfredo Torrado y Borja Márquez: “SEGUIMOS  VIVOS”.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

FOTOS y VÍDEO de la Travespera 2016

Las Vespas de La Travespera salieron de Cangas para rodear los Picos de Europa