opinion | DAVID M. RIVAS

Un Nobel en favor de la Tierra

  • N’Estocolmo esti añu acertaron y dieron una voz a tener en cuenta.
david rivas David M. Rivas

Premio novel de Economía

 

Los premios Nobel, en toles disciplines, suelen sosprender cuásique tolos años, anque nun hai importantes debates que lleguen al gran públicu. Ye posible qu’el Nobel de la paz xenere más polémica porque, a la fin y a la postre, tien un caráuter políticu y en más d’una ocasión otorgárase a personaxes impresentables que nun lu merecíen como Kissinger, ya en otres a persones de les que se suponía un futuru ensín facer nada previamente, como Obama. Tamién ye normal un ciertu alderique al rodiu del premiu de lliteratura, cola sempiterna sospecha de la so politización, d’un repartu por nacionalidaes o por llingües, de forma que les quinieles circulen siempres: “esti añu toca a un coreanu; non, a un finlandés; non, a un letón”. Pero los premios de ciencies queden pa discutinios d’iniciaos que se desendolquen n’ámbitos y revistes especializaos, anque suponen grandes beneficios pa instituciones ya universidaes, polo que la decisión de los xuraos nun escapa, nin muncho menos, de presiones de toa triba.

El Nobel d’economía siempres anda ente un estremu ya otru. La xente común tamién ta al marxe ya inclusive nes facultaes d’economía son habituales les sospreses. Munchos profesores d’economía conocemos la obra de los premiaos xustamente pol fechu de ser premiaos. Hai munchos años, de xuru que pola ultraespecialización y la estrema modelización matemática, que los premios d’economía namás que contenten a grupos académicos mui pequeños de los que formen la secta de los economistes. Ye normal qu’una mayoría de profesores d’economía reaccionaran ante’l premiu con un “¿esti quién ye?, ¿a qué se dedica?”

Esti añu, por embargo, el Nobel responde a una realidá y a una problemática de la que tol mundiu, anque nun sepa d’economía, ye consciente. El premiu ta compartíu ente William D. Nordhaus y Paul Romer. Nordhaus trabaya na integración del analís económicu nel estudiu del cambiu climáticu, nel envís de determinar los costes y beneficios de reducir les emisiones contaminantes. Romer fae lo mesmo pero dende’l puntu vista de la innovación tecnolóxica, tratando de desplicar que ye lo que fae qu’una economía introduza innovaciones y que, polo tanto, espoxigue más qu’otres. Ye un premiu compartíu mui pertinente nesti momentu nel que Trump acaba de sacar a Estaos Uníos del protocolu de Kioto y de l’alcordada de París, poniendo la política mundial contra’l cambiu climáticu a los pies de los caballos y dexando a la Unión Europea como gran referente ambiental ya obligando a China a posicionase con mayor claridá.

Pa los profesores d’economía que llevamos años trabayando nes rellaciones ente desendolcu y mediu ambiente, últimamente nos paradigmes de la economía ecolóxica y del desendolcu caltenible, esti Nobel ye un premiu que sentimos como nuesu. Particularmente pa quien, como ye’l mio casu, tamos finando la nuesa vida académica impartiendo, precisamente, una materia de “desendolcu caltenible ya innovación tecnolóxica”, ye un doble premiu, ún por Nordhaus ya otru por Romer.

La economía, esa ciencia que dalgunos apellidaron de “llíugubre”, ye güei un pocoñín más lluminosa. La economía faemos saber del porqué les lluches de los homes porque mos fala de la escasez y de la necesidá, de los recursos y del so usu, del repartu de la riqueza… La llóxica económica, magar que nun mos demos cuenta, ta incardinada na forma de ser y d’actuar de la nuesa especie, una especie que ta a puntu de frayar los equilibrios del planeta nel que vive. Pero entá tamos a tiempu de cambiar la marcha y la economía, que tanto contribuyera a destruyir, puede tamién aidar a reconstruyir. Dicía Keynes que munchos homes prácticos, los políticos pa entendemos, son, ensín sabelo, esclavos del pensamiento de dalgún economista muertu. Güei tenemos los estudios ya’l compromisu tamién de dos economistes vivos: Nordhaus y Romer. N’Estocolmo esti añu acertaron y dieron una voz a tener en cuenta.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

La historia y les historietes

La concordia de la transición