opinion | Gonzalo Barrena

Ya no hay asturianos

  • Unos clientes de conveniencia y verano se demoraban dudando al pedir otra sidra para cuatro, y una ración de tarta con tres cucharillas

Hubo un tiempo tardío en la españa del general en que la alimentación se vino arriba y los asturianos profundizaron en la grandeur, pues la región siempre amó la exageración y el envite.

Eran años de transición aunque viviese el dictador, y la libertad crecía como un embrión al ritmo de sus achaques, con el corazón de la democracia latente en las ecografías clandestinas del socialismo verité.

En aquel tiempo post-franquista con Franco, los tratantes de La Pola visitaban las ferionas de Corao con la cartera llena y el vientre de siempre, y como la vida era así, más lenta, salían de casa abastados para más de un día.

Los bares de entonces admitían comidas (o no) si lo ponía el cartel, y las mesas se hermanaban en hilera, prolongando la ley de los trenes. Ya existían el share (compartir) y el chat pero, al igual que las relaciones, se desenvolvían entonces cara a cara.

Quizá fueron los últimos tiempos del asturiano legendario, cuando cedieron el mito y las jarturas a la razón del colesterol. Con el final de ese modo de comer llegaron los gimnasios y la decadencia de la nación, y empezaron a mermar aquellos polesos que llegaban a Corao, procedentes de Las Asturias de monólogo, a oficiar en el anfiteatro del 26 de mayo, o víspere, día sagrado para dioses, hombres y ganados del norte peninsular. 

Entraban en los locales asistidos por derecho y cultura de taberna, con bolsas de rafia atestadas de fiambre hoy difíciles de creer. Porque una cosa es contarlo y otra haber visto con ojos infantiles, de los que archivan patria, las tarteras de samartín llenas hasta la tapa de filetes, empanados para aguantar días, o de aluminios estancos con tres o cuatro docenas de huevos cocidos -la casa ponía sales- o lacones enteros que se deshuesaban a chambas, un nombre que se aprendía de golpe, cuando el convidador ofrecía lonchas rebanadas a navaja de aire.

El pasado domingo, en la mesa de al lado, unos clientes de conveniencia y verano se demoraban dudando al pedir otra sidra para cuatro, y una ración de tarta con tres cucharillas. Ya no hay asturianos.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

El desfile del Corpus

Mi gran boda báltica