opinion | MARIJE AMIEVA

Ya pasaron Les Piragües

guillermo-martinez-quevedo Guillermo Martínez (i.) e Iván de Quevedo.

Pasaron Les Piragües

 

Ya pasaron Les Piragües. La edición número 83 ha dejado muy buen sabor de boca en Arriondas. Comentan en redes sociales que hace años no se registraba una afluencia de público de tales dimensiones. Xente asgaya, vaya. Desde esta tribuna apuntaba quien suscribe hace ya una década la conveniencia de organizar la fiesta en dos espacios diferenciados: los viernes de la carretera general hacia el río (Cañón, Parque de la Llera...) y los sábados de la vía principal hacia el interior (Peruyal, Apeaderu...). Al final los propios selleros han impuesto ese criterio. Ahora toca que el Ayuntamiento y los hosteleros reaccionen: horarios diferenciados, actividades en ambas zonas, baños públicos (repito: baños públicos), precios comedidos...

Arriondas y Ribadesella congregaron estos días a la flor y nata de la política autonómica. También se dejó ver algún mandatario que ya no está en activo. El ex consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, compitió en el Sella y después disfrutó de la fiesta en Arriondas. Poca gente sabe que es un enamorado de Parres. Recordarán los lectores de EL NORA que en su día esta juntaletras fue muy crítica con el que otrora fuese alcalde de Siero. Creo que hizo las cosas mal, pero equivocarse es de humanos. Al aterrizar en el Principado erró al depositar su confianza en miserables que después no dudarían en traicionarle. No será porque no se lo advertí. Pero agua pasada ya no mueve molinos. Hemos tenido nuestras diferencias, enormes, pero hoy tengo que reconocer su integridad a la hora de echarse a un lado. Prefirió pasar a engrosar las listas del paro que renunciar a la posición que había defendido (Susana Díaz y Javier Fernández) o dejarse humillar aceptando un puesto de segunda, tipo “personal de gabinete”. Me pregunto si estos neosocialistas que creen haber inventado la izquierda harán lo mismo. ¿Se irán sin meter ruido cuando les llegue su hora? Conociendo la ganadería como la conozco, lo dudo. Hay xates que por un puñáu de alfalfa truñan. Decían en Juego de Tronos, una serie que debería ser estudiada en las facultades de Ciencias Políticas, que “a los jóvenes no les gustamos los viejos porque les recordamos que nada dura para siempre”. Pues eso, nada dura para siempre. Que disfruten de su juventud.

MARIJE AMIEVA, PERIODISTA

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

El futuro del Hospital Grande Covián

¿Qué esperabais?