Cangas de Onís | GASTRONOMÍA

El Picu la Vieya, parada obligada en la ruta entre Arriondas y Ribadesella

  • El corderu a la estaca y la fabada asturiana son dos de sus platos estrella
  • Un amplio comedor interior, una terraza con capacidad para 40 personas y zona infantil segura hacen de este Restaurante un sitio cómodo para celebraciones

El Fielato y El Nora, 07 Junio 2018

restaurante-picu-la-vieya-margolles Sandra y Manolo, en el Picu La Vieya.

El Picu la Vieya especialidad en corderu a la estaca

 

Hace ya casi siete años que el Restaurante Picu La Vieya (en Margolles, Cangas de Onís) echó de nuevo a andar de la mano de Manolo y Sandra, que decidieron dar un giro a su vida laboral reabriendo esta casa de comidas donde el santo y seña principal es la cocina casera de calidad  y donde el corderu a la estaca es uno de los platos estrella, por el que muchísima gente peregrina hasta Margolles. Cualquiera que sea habitual en la ruta por la Nacional 634  entre Arriondas y Ribadesella estará acostumbrado a ver su parking repleto de coches, señal inequívoca de que el Picu la Vieya es un sitio que gusta, de esos a los que la gente vuelve con ganas de repetir o buscando probar cosas nuevas de su completa oferta, que incluye especialidades asentadas, ya famosas entre su clientela habitual, como la ensalada templada con chipirones o champiñones, los tortos acompañados de Cabrales o picadillo del buenu, los callos caseros o el filete al quesu, muy famoso por ser de tamaño edredón y por el buen sabor de boca que deja entre los que se deciden a catarlo.

picu-la-vieya-corderu

Todos los sábados se asan a la estaca, cinco corderos.

Los fines de semana, además de asar 5 corderos a la estaca – de los que nunca queda muestra- y gochinos (estos sólo se hacen por encargo) el Picu la Vieya ofrece también menú a 12 euros en el que se incluyen contundentes platos como el rabo de toro guisáu, la carrillera de cerdo, el codillo o la siempre bien acogida Fabada Asturiana, un plato de esos que Sandra borda dejándolo cocer a fuego lento y con un buen compangu de calidad asturiana.
Los días de semana el menú, a un precio de 9 euros, incluye siempre primeros de cuchara, como el pote asturiano y la Sopa de hígado,  segundos de cuchillo y tenedor como escalopines al Cabrales con patatas o bocartes, y postres caseros de los que no pueden faltar en la cocina tradicional asturiana, como el arroz con leche o la tarta de la abuela.

Aparte de tener buenos haceres culinarios, cosa muy importante, el Picu la Vieya es también un lugar cómodo y amplio, con un gran parking, un enorme comedor interior que tiene capacidad para 90 personas (ideal también para celebrar en el acontecimientos sociales, reuniones de amigos o comidas de empresa) y  una terraza techada exterior con capacidad para 40 personas donde se puede tomar el vermú acompañado de tapas, cortesía de la casa, como chorizu a la sidra, hígado encebolláu y oreja de cerdo. Además, y como guinda del pastel para las familias con niños, también cuentan con una amplia zona infantil, cerrada, segura y equipada con cama elástica y otros juegos, donde los niños pueden estar a sus anchas mientras los padres disfrutan de la comida, bebida y el servicio impecable de un restaurante de los de siempre, cómodo y familiar, donde los yantares  recuerdan a la comida que siempre han guisado las abuelas en los pueblos.

El restaurante Picu la Vieya abre todos los días desde las 9.30 de la mañana hasta el cierre, menos los jueves que es el día de descanso.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse