Llanes | Llanes

Alba Romero, psicologa con 8 años de experiencia, dirige "Alienta", una asociación destinada a romper barreras

  • Ya se han unido más de veinte familias a este colectivo, que busca visibilizar, normalizar e integrar las discapacidades y las NEE

El Fielato y El Nora, 11 Septiembre 2019

Alba Romero, psicólioga y logopeda que dirige la asociación Alienta

 “Alienta”, una Asociación de Familias con Niños y Niñas con Discapacidad  o Necesidades Educativas Especiales


Hace poco más de dos meses que echó a andar, de la mano de la psicóloga-logopeda Alba Romero, sin animo de lucro y con el objetivo de poner en contacto, creando una “red de apoyo”, a todas aquellas familias del Oriente de Asturias en las que haya niños y niñas con discapacidad o necesidades educativas especiales (NEE). A día de hoy aglutina a cerca de una treintena de familias, pero quieren llegar más lejos, basándose en la premisa de que la unión hace la fuerza, y la fuerza ayuda a derribar barreras y prejuicios, a superar miedos y a coger impulso. «La discapacidad y las familias que la padecen, así como las diferentes necesidades educativas especiales que puede tener un niño, en la zona rural sigue siendo como un estigma, rodeado de prejuicios y falta de información, e incluso algo que se esconde por miedo a lo que la gente pueda decir. Durante estos 8 años de trabajo en Llanes he conocido a muchísimas familias y me di cuenta de que la mayoría compartían inquietudes, problemas… y repetían los mismos patrones de dudas, así que se me ocurrió empezar a ponerlas en contacto, para que los recién llegados se beneficiarán de la experiencia de alguien que pasó, o pasa, por su misma situación. Esta asociación es esa idea misma idea, pero a lo grande» explica Alba Romero, cabeza pensante de este proyecto. «Nuestro primer objetivo ha sido, y sigue siendo, poner a las familias en contacto. La Asociación es un lugar de encuentro. El siguiente paso será hacer talleres, dinámicas de sensibilización ciudadanas, actividades en grupo junto con otros niños que no tengan discapacidad…, pero la prioridad ahora es el contacto entre las familias. También estamos creando una especie de “guía” con el contacto de diferentes profesionales asistenciales de la comarca–desde fisioterapeutas, a psicólogos, abogados, médicos…- otro documento para facilitar las tareas más burocráticas y, además, ayudamos a la hora de enterarse y solicitar ayudas o subvenciones o para entrar en contacto con los servicios sociales de los diferentes ayuntamientos. Se trata de hacer más fácil el camino y, además,  concienciar, visibilizar y normalizar».
Hasta el momento, Alienta ha puesto en contacto a familias que van desde Llanes a Cabrales, Cangas de Onís, Ribadesella, Arriondas e, incluso, Pola de Siero.
Y,  aunque la idea inicial era aglutinar a las familias del oriente asturiano, Alba recalca que no se le cerrará la puerta a nadie. Además, el hecho de que gente de fuera del oriente recurra a este colectivo demuestra la carencia de recursos y  la falta de lugares a los que acudir cuando en una familia se hace un diagnóstico de este tipo. Algo que pretenden cambiar, pasito a pasito, todos juntos, haciendo ruido, poniendo sobre la palestra las necesidades y visibilizando las diferencias, para integrarlas y normalizarlas. También han iniciado una ronda de contactos con otras asociaciones similares, para aprender de su trayectoria y para trabajar unidos. En septiembre se presentarán oficialmente con algún acto sencillo y comenzarán a llevar a cabo acciones y actividades, continuando con la puerta abierta para que las familias que lo deseen se unan a su cruzada por la igualdad de derechos y oportunidades de los niños afectados por discapacidades o necesidades educativas especiales.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

La Asociación canguesa Emburria pone en marcha un Centro de Día pionero en la Comarca

Adrián Barbón y la ministra Carcedo visitaron a la Asociación Emburria en Cangas de Onís