Los ganaderos reciben con ilusión el nombramiento de Nino Rodríguez Galán como director general

  • Izquierdo es el nuevo comisionado para el Reto Demográfico y el parragués, el director de Ganadería.

El Fielato y El Nora, 06 Septiembre 2019

jaime-izquierdo-nino-galán Jaime Izquierdo y Nino Rodríguez Galán.

Jaime Izquierdo y Nino Rodríguez Galán en el Gobierno de Barbón

 

El nombramiento de Saturnino Rodríguez Galán “Nino”, como director general de Ganadería del Principado de Asturias es una de las grandes sorpresas del Gobierno de Adrián Barbón, que apuesta por un ganadero para un departamento que siempre había contado con veterinarios al frente.

Nino Rodríguez Galán (Trasmonte, 1972). Es ganadero y técnico superior en mecánica general. Comenzó la actividad ganadera en 1987, en la explotación familiar, y es titular de una explotación propia en Parres desde 1992. Nino es  el vicepresidente de Asociacion de Criadores Raza Asturiana de la Montaña (ASEAMO) desde 2010 y fue concejal de Medio Rural del Ayuntamiento de Parres desde 1999 a 2007, además de vocal de la ejecutiva de UCA (Unión de Campesinos Asturianos) desde 2004 a 2018.

Entre los ganaderos se felicitan porque «por fin uno de los nuestros está donde se toman las decisiones que nos afectan directamente». La Dirección General de Ganadería depende de la Consejería de Desarrollo Rural, Agrogandería y Pesca, que dirige Alejandro Calvo, también de familia ganadera.

Los retos que tiene por delante el ganadero parragués no son pocos: PAC, las polémicas campañas de saneamiento, los daños del lobo…, en definitiva los muchos problemas que vive el sector ganadero que influyen directamente en el deterioro del mundo rural.


Jaime Izquierdo, comisionado para el Reto Demográfico

El piloñés Jaime Izquierdo (Infiesto, 1958), un estudioso del mundo rural, es el nuevo Comisionado para el Reto Demográfico, un puesto que depende directamente de la Presidencia del Principado de Asturias.

Jaime Izquierdo se Licenció en Ciencias Geológicas por la Universidad de Oviedo en 1981, y se incorporó al cuerpo de funcionarios del Principado de Asturias en 1989. Desde 1983 trabaja como empleado público en las áreas de medio ambiente, desarrollo rural, ecología aplicada y desarrollo territorial. En 1983 promovió la creación del Servicio Municipal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Langreo, que dirigió hasta 1989. También dirigió en el Ayuntamiento de Llanes el Módulo de Promoción y Desarrollo Rural en la comarca oriental de 1990 a 1992, desde donde se constituyó el primer Grupo de Desarrollo Rural Leader de Asturias. Fue asesor de la Presidencia entre 1993 y 1995; como jefe de servicio de desarrollo rural en el Gobierno del Principado de 1999 a  2004 y como jefe del Departamento Tecnológico del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario Serida de 2005 a 2007. Coordinó la elaboración de la propuesta de estrategia española para zonas de montaña y ejerció como asesor en los gabinetes de los ministerios de Agricultura y de Medio Ambiente, además de corredactor del proyecto de Ley 42/2007 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural. Es articulista en varios medios de comunicación, conferenciante habitual y autor de varios libros, en su mayoría ensayos sobre temáticas rurales y de desarrollo territorial. Actualmente es coordinador de asuntos ambientales en la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático del Gobierno de Asturias y del Consejo Asesor de la Asociación Española de Municipios de Montaña.

El gran reto de Izquierdo para estos cuatro años es conseguir que la teoría se ponga en práctica, para lo que harán falta políticas transversales y, como no, una apuesta presupuestaria importante.

La labor de Jaime Izquierdo y de Nino Rodríguez Galán tendrá que ir muy de la mano los próximos cuatro años. No lo van a tener nada fácil.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Los pastores de los Picos de Europa piden a Alejandro Calvo que las promesas no se queden sólo en palabras