Onís | BENIA

La Fiesta del Segador y las olimpiadas rurales de Benia de Onís

  • El público disfrutó con la carrera de madreñes, el levantamiento de sábanu y también los concursos de cabruñu y siega

El Fielato y El Nora, 31 Agosto 2019

levantamiento-sábanu-segador-onis Mariló Contreras participó en el levantamiento de sábanu.

Juegos del Segador en Benia de Onís

 

Se habla mucho últimamente, con razón, de que el mundo rural asturiano y sus tradiciones están en peligro de extinción. Los usos, las costumbres, la cultura, los cantares…parecen perderse lentamente y de manera inexorable en el andar de los tiempos modernos, tan tecnológicos, mientras que la memoria tradicional y el trabajo rural desaparecen junto con aquellas personas que los guardaron y no encontraron generación interesada para mantenerlos vivos. Pero en Benia, la capital de Onís, cada 28 de agosto esta afirmación tan extendida se queda en comentario anecdótico, ya que en esa fecha los onienses celebran El Segador, una fiesta nacida en los años 50 del pasado siglo con la intención firme de poner en valor la tradición asturiana y el trabajo rural y que, a día de hoy, gracias a vecinos y Ayuntamiento, está muy viva. Por eso, el pasado miércoles al filo del mediodía, cualquier turista llegado a Benia podía sentirse transportado a un pasado muy asturiano y tradicional, con las gaitas de la Banda del Concejo recorriendo los diferentes barrios, seguidas de un carro del país conducido por vacas en el que Ángel Sánchez y Patricia Fernández, el zagal y la zagala de la fiesta elegidos la noche anterior por votación vecinal, repartían cerca de 400 bocadillos de la parva (bocadillos de quesu gamonéu). Tras ellos, un multitudinario desfile conformado por otros dos carros del país llenos de niños, vecinos, autoridades municipales y algún turista encantado con el festejo.

juegos-segador-madreñes

Uno de los participantes en la carrera de madreñes.

A la hora de la comida la cita se trasladó al prau de la Iglesia, donde los socios de la fiesta recibieron bollos preñaos y botellas de vino y donde se celebró una animada comida vecinal campestre, seguida de los juegos infantiles y del broche de oro de la Fiesta del Segador: los juegos tradicionales. Una especie de Olimpiadas rurales que cada año más público se anima a seguir y aplaudir y donde una docena de participantes se retaron en pruebas tan originales como una carrera de sacos, otra en madreñes, levantamiento de sábanu, cabruñu y siega y tiru de cuerda. Más rural, imposible.

juegos-segador-sábanu

Preparando el sábanu, antes de la carrera.

Entre los participantes de este año destacó la presencia de dos mujeres, las dos de fuera de Asturias: Clellan Coe, procedente de Colorado, que se animó a participar en la carrera de madreñes, y Mariló Contreras, llegada desde Almería, que no lo dudó a la hora de inscribirse para probar suerte en el levantamiento de sábanu, una de las pruebas más duras de la jornada en la que destacó por ser de los 4 participantes que fueron capaces de levantar la carga de hierba y caminar con ella.

De esta forma, el prau de la Iglesia se convirtió a partir de las cinco de la tarde en todo un recinto deportivo rural en el que risas, aplausos, piques y tradición se dieron la mano.

juegos-segador-onis

Antes de segar, los participantes tuvieron que cabruñar.

En la carrera de sacos, que fue la prueba que abrió la competición rural, Edier Viveros –colombiano de nacimiento pero oniense de adopción- se subió a lo más alto del pódium seguido de Arturo González –llegado a Benia desde Ciudad Real- y de Rubén Buria – cangués de Sotu-. En la carrera de madreñes, la siguiente prueba celebrada, el cangués David García Cimentada ganó con ventaja, seguido de Edier Viveros y de Rubén Carriedo, de Sirviella.

La tercera de las pruebas disputadas, el levantamiento de sábanu, fue la más difícil de la olimpiada rural oniense. Consistente en hacer una carga de hierba (de unos 40 kilos de peso, aproximadamente), amarrarla y dar con ella una vuelta completa al prau, los participantes compiten por turnos, y gana aquel que consiga hacer bien la carga y transportarla, sin posarla ni una vez, en el menor tiempo. De los 8 valientes que se animaron a participar, sólo 4 consiguieron levantar la enorme carga y caminar con ella: Pelayo Alonso, de Talavero; Francisco Noriega, de Alles; David G.Cimentada, de Cazolar; y la almeriense Mariló Contreras, que también se llevó un premio en categoría femenina por su arranque, fuerza y valentía.

juegos-segador-onis

Tras el sábanu, llegó la hora del cabruñu y de la siega, una labor en la que doce participantes se entregaron. A la hora de valorar el trabajo final, que termina con el trozu de prau segau, se tienen en cuenta muchos aspectos para escoger un ganador, desde lo uniforme que queda el filo de la guadaña o su corte a la calidad y velocidad a la hora de segar. “De nada sirve que sieguen muy rápido si luego el resultáu es una chapuza. Todos los pasos son importantes”, contaban los miembros del jurado especializado, Policarpo, Tomás e Isidro, que finalmente decidieron que el mejor de los segadores era Francisco Noriega, de Alles, seguido de el piloñés Rubén González y de Alfonso Díaz, de Washington. En la tarea de cabruñar, Jose Antonio Sánchez, Ángel Sánchez y Ramón Sánchez, los tres de Benia de Onís, fueron los mejores.

juegos-segador-onis

El cántabro, José Luis Ortiz, cabruñando tumbáu.

El tiru de cuerda fue la última de las pruebas disputadas, en la que los Zancañeros, de Llanes, se llevaron el oro, seguidos por Los Piloñeses y por los Guahes de Pría, plata y bronce respectivamente.

El encargado de conducir la jornada deportiva tradicional fue el alcalde del concejo, Jose Manuel Abeledo, que destacó la Fiesta del Segador como “un ejemplo, donde los jóvenes ayudan a mantener una tradición que sirve de homenaje a un pasado no tan lejano y a todas las personas que nos precedieron y ya no están con nosotros. El Segador es un recuerdo a las generaciones anteriores y una manera divertida y simpática de poner en valor las costumbres y tradiciones rurales de Asturias”.

juegos-segador-onis

 La almeriense Mariño Contreras, que ni corta ni perezosa se apuntó al levantamiento del sábanu, la más dura de todas las pruebas.

juegos-segador

PINCHA AQUÍ PARA VER

UNA GALERÍA DE FOTOS

juegos-segador-benia-onis

Carrera con el sábanu a cuestas.

juegos-segador-onis

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

"Seguiré luchando para sacar a Onís del Parque Nacional y para terminar con la lacra del puto lobo"

Mel Gibson de turismo gastronómico en Onís