Parres | ARRIONDAS

La fiesta del Bollu, historia de Arriondas

  • POR TAMARA LLAMEDO
  • Corría el año 1949 y se gestaba así la más grande de las fiestas de la capital de Parres desde entonces hasta hoy: la fiesta de la Peruyal,

El Fielato y El Nora, 25 Julio 2017

fiestas-bollu-arriondas-fundadores Cuadriello, Tomás Cueto, Amalia “la tocinera”, Ichaso y Linón, en el año 1951

Fiestas de La Peruyal, El Bollu de Arriondas

Nació el Bollu de la mente de un peluqueru del barrio de La Peruyal (Arriondas), un peluqueru que soñaba para aquel barrio una fiesta como las que en otros barrios de Arriondas y en otros lugares se hacían: una fiesta tradicional, sembrada de sones de gaitas, violines y tambores, con carros desfilando por las calles, y con gente compartiendo yantares y bailes y disfrutando del espíritu de hermandad que encarna los barrios de los pueblos pequeños. Aquel hombre era Antonio Ichaso, que trasladó su pensamiento  a su buen amigo Luis Almeida, más conocido popularmente como “Linón”, a quien la idea encantó desde el primer momento. Corría el año 1949 y se gestaba así la más grande de las fiestas de la capital de Parres desde entonces hasta hoy: la fiesta de La Peruyal, más conocida por toda la gente como El Día del Bollu.

Ichaso y Linón reclutaron para la tarea de organizar la folixa a sus mejores camaradas: Manuel Cuadriello, Tomás Cueto y Celso Rodríguez, y juntos confeccionaron una lista de vecinos que simpatizaban con aquella idea de comer un bollu preñáu regáu con vino y folixa en el barrio de La Peruyal, naciendo así la primera lista de socios de esta enorme fiesta. Una lista “falseada” por la perspicacia de estos hombres a los que  se les ocurrió cambiar los números, poniendo al primero de la lista el número 101 (aquel primer socio era, y sigue siendo aunque ya no esté entre nosotros, “Linón”) pensando que, de esa manera, el que viera un número tan elevado de socios apuntado no dudaría en apuntarse también, porque al final debe ser cierto ese dicho popular que apunta que Vicente va donde va la gente. El caso es que aquella idea, propia de un buen marketing, y el ingenio de aquellos amigos para organizar los actos típicos de una romería,  llevarían a La Peruyal hasta los 2.700 socios con los que hoy en día cuenta. Todos socios activos, porque en la lista de socios se respetan los números de las personas que ya no están pero que fueron parte de la fiesta, todas, con lo que el número total de socios de la Peruyal desde aquel año 49 hasta hoy día es de más de 5.000 personas, que se dice rápido. En los papeles que tengo a mi disposición hay una entrevista que se les hizo a los fundadores y en ella Ichaso sueña con los mil socios, apuntando que con ese número podrían hacerse grandes cosas. Quién sabe qué cosas se le ocurrirían si aún hoy pudiera organizarla.

cartel-fiestas-peruyal

Primer cartel de las fiestas del Bollu, en el año 1950.

El siguiente paso de estos amigos fue buscar un lugar en el que celebrar la romería y una fecha para ello. Se decidieron por el día 20 de agosto y el prau que finalmente acogería la primera de las fiestas del Bollu resulto ser al que llamaban el Ronderu, al margen de la carretera de Bode y Fuentes. En aquel prau tocó una orquesta de Llanes llamada “Los Panchinos” y luego la comitiva fiestera se trasladó a la plaza de La Peruyal a celebrar una verbena nocturna.  Aquel año ya  desfilaron carrozas por Arriondas, que no eran más que carros adornados con flores flanqueados por gaitas tambores y bailes. Sería aquel día,  20 de agosto del año 1949, el primer día del Bollu de la historia de Arriondas.
Para el año 1950 la pandilla de amigos buscaba recursos para encontrar nuevos socios y conseguir medios económicos. Así, organizaron un campeonato de bolos, rifaron una xatina en las fiestas del Carmen, vendieron lotería…. Y  aquel segundo año volvió a celebrarse el día del Bollu con una increíble afluencia de público respecto al año anterior. En los textos que he ido leyendo para escribir estas letras se relata que aquel año las carrozas ya eran numerosas y estaban exquisitamente adornadas y que por la noche, en la verbena de la plaza de la Peruyal ya no cabía toda la gente que acudió a disfrutar la folixa. En el programa de la fiesta de ese año se anuncian voladores a las ocho de la mañana, carrera de piragüines, reunión a las seis de la tarde en La Peruyal para desfilar por las calles de Arriondas los carros con burros portadores de carteles y carros cargados de niños ataviados con trajes de asturianu y macones llenes de empanada, también desfile del ramu cargado por mozos y moces, y gaites, tambores y violines alegrando la comitiva hasta el Ronderu, donde se celebraría la romería, se procedería  al repartu del bollu entre los socios y se llevaría a cabo la subasta del ramu de pan, para acabar la fiesta en la plaza de Santiago, en La Peruyal, donde se anuncia una monumental verbena y reparto de sopa de aju a las siete de la mañana. Era ya la del Bollu una gran fiesta, y solo había pasado un año después de brotar de la cabeza de sus fundadores.

rifa-xatina-bollu-arriondas

Sorteo de una xatina en las fiestas del Carmen del año 1951 para sufragar con la rifa las fiestas del Bollu.

Pero el principal objetivo de la comisión de fiestas que formaban Tomas, Celso, Ichaso, Cuadriello y Linón seguía siendo reclutar nuevos socios para poder tener más medios, y para ello llevaron a cabo una campaña de propaganda, llegando a poner anuncios en los cines y que tuvo como resultado no sólo que la lista de socios creciera sino que se acercaran al Bollu  gente de otros lugares de fuera de la villa, que acudían a disfrutar de la creciente romería  y que, para aquel año de 1952, ya tenía premios en metálico para las mejores carrozas del desfile, que ya eran muchas, cada vez más trabajadas y adornadas. Aquel año  la fiesta y la verbena se trasladaron a un prau del barrio del Barco, donde hoy está el Instituto, ya que la plaza de La Peruyal y las calles que la rodeaban no podían acoger a tantísima gente como se congregó en Arriondas. Y fue también ese año cuando se decidió cambiar la fecha de la fiesta a la que aun hoy se mantiene, el último fin de semana de julio, porque el 20 de agosto coincidía con fiestas de otros concejos. Se celebró así el tercer año del Bollu un 27 de julio de 1952.

Ocurrió que, en tan solo tres años, las almas inventoras de la fiesta de la Peruyal habían creado una romería mucho más grande de lo que Ichaso había pensado cuando la imagino y se la contó a sus buenos amigos. Llama la atención viendo las fotos de aquellos años la gran cantidad de gente que se ve en el desfile de carroces, con Linón a la cabeza, pandereta en mano, bailando ataviado con traje de asturianu y rodeáu de asturianines, feliz, sin ser demasiado consciente de que estaban haciendo historia en su pueblo.

En el año 53 se publicó la primera revista del Bollu, que aún hoy se publica y es muy esperada entre peruyalos, y que representa una memoria gráfica de la fiesta y del pueblo y sus actividades en general. Aquel año 53 se inauguraba también el Bollín, una reunión surgida a raíz de quedar para comer la comida sobrante del día anterior.

Fueron estos los inicios de la gran fiesta que este fin de semana próximo se celebra en Arriondas y que todo parragués que se precie siente muy adentro y vive con devoción. Y viendo las fotos, memorias y artículos escritos en aquella época cabe decir que poco homenaje se les hace a aquellos cinco hombres que tanto esmeru pusieron en hacer de Arriondas un pueblu con una romería grande y a la que acudían por aquel entonces gente de Sevares, Infiesto, Oviedo, Ribadesella, LLanes…y hasta de Torrelavega, a disfrutar de un día cargado de asturianía y folclore.
Son muchas las historias relacionadas con el día del Bollu, y muchas las personas que a lo largo de estos 68 años de historia y tradición han colaborado, trabajado y empujado para que la fiesta se mantenga. Aqui recojo lo que fue el principio de la fiesta que hoy todos conocemos y con el recuerdo a los que justamente se conocen como sus fundadores. Sirvan estas líneas de pequeño homenaje para aquellos grandes paisanos y para que todos los parragueses y peruyalos conozcan aquellos inicios y los nombres de los culpables de que hoy día se celebre en Arriondas una gran fiesta como es la fiesta del Bollu.

Gracias a Fidel Larrea y a Fran Rozada por su ayuda para indagar en los orígenes del Bollu

TAMARA LLAMEDO

Guardar

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse