Piloña | PILOÑA

Chupa Chups prefiere que sus antiguas instalaciones sean una ruina antes que cederlas a los vecinos de Villamayor

  • Cinco años después no ha respondido a la petición realizada por la Parroquia Rural de Villamayor

El Fielato y El Nora, 03 May 2016

Andrés Rojo junto a uno de los edificios de Chupa Chups. Andrés Rojo junto a uno de los edificios de Chupa Chups.

La empresa Chupa Chups dejó de utilizar sus instalaciones primitivas de Villamayor (Piloña) en la década de los noventa, cuando se trasladó la producción a la nueva planta, en la misma localidad, que cerraba sus puertas en enero de 2011 definitivamente.

La vieja fábrica, en desuso desde hace décadas, fue la que la Parroquia Rural de Villamayor solicitó, como cesión, en diciembre de 2010. Aquella solicitud nunca tuvo respuesta. Hoy, aquellas instalaciones donde comenzaron a elaborarse los Chupa Chups están completamente abandonadas y arrasadas. Parte de la zona de lo que fueron oficinas se ha derrumbado y, de no tomarse medidas, podría ocurrir los mismo con el resto de edificios.

Andrés Rojo, presidente de la Entidad Menor, Parroquial Rural de Villamayor, lamenta la falta de sensibilidad de la empresa. «Nunca respondieron a la petición de cesión de estos edificios, donde podríamos haber habilitado un centro deportivo para los jóvenes de la localidad, pero también otros equipamientos como un parking para caravanas, un pequeño museo de la historia de Chupa Chups...». Rojo siempre tuvo muchos proyectos para desarrollar allí, «y todos se podrían haber hecho con muy poca inversión, pero ahora los edificios están que dan pena».

El camino que han seguido las instalaciones originales de Chupa Chups podría ser el mismo que sigan las modernas instalaciones que cerraban en 2011 y que ahora son una enorme nave industrial vacía y abandonada.
«Los matorrales invaden un camino público, la empresa dejó esto y no ha vuelto a preocuparse por lo que tiene aquí», apunta Rojo señalando a la fábrica, vallada y hoy desierta. La empresa, que anunció que buscaría alguien que pudiese desarrollar allí alguna actividad industrial, ya ha barajado derruir toda la instalación, pero los costes parecen haber paralizado, de momento, esta idea.

Chupa Chups, que nació en Villamayor, se fue dando un portazo y truncando las ilusiones de todo un municipio pero, además parece haberse empeñado en dejar, tras de sí, tierra quemada.

Imagen del lamentable estado en el que están las instalaciones más antiguas de Chupa Chups.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse