Ribadesella | RIBADESELLA

La segunda edición del Festival Histórico de Ribadesella, todo un éxito

  • El Festival dividió la Villa en seis escenarios correspondientes a seis épocas de la historia riosellana

Ribadesella rememoró su historia

 

El pasado fin de semana se celebró el II Festival Histórico de Ribadesella, una actividad muy exitosa que llenó de actividades la villa y cumplió con su objetivo: recordar el devenir de la historia del Concejo utilizando como base los paneles de Mingote que adornan el paseo de la Grúa. De esta manera, Ribadesella se dividió en cuatro espacios convertidos en escenarios históricos de seis épocas diferentes: La Prehistoria, la Edad Media, el Renacimiento, la Guerra de la Independencia, la Emigración y la Modernidad. En todos ellos, y desde el viernes al domingo, se sucedieron diferentes actividades muy seguidas por vecinos y visitantes, destinadas a recordar tramos de la historia riosellana, desde lo relativo a los habitantes de la cueva de Tito Bustillo hasta los indianos, que partían a bordo del bergantín Habana en busca de fortuna.

De todos estos escenarios, los que más protagonismo tuvieron fueron el de la plaza de la iglesia, dedicado a la Prehistoria y que acogió varios talleres para niños enfocados a aprender cosas sobre la cueva de Tito Bustillo y los que la habitaron, o el de la Modernidad, dedicado este año al descubrimiento de esta cueva hace cincuenta años, donde se instaló una pequeña exposición de fotografías del descubrimiento y materiales cedidos por el Centro de arte de Tito Bustillo y la Consejería de Cultura.

Relacionada también con la gruta riosellana estaba la actividad que tuvo lugar el sábado en la Casa de cultura, “Repintando Tito Bustillo”, en el que los artistas Alix Serna y José Luis Mazarío llevaron a cabo una reproducción de cómo se hicieron las pinturas del Gran Panel de Tito Bustillo en la que recrearon desde las condiciones de luz que tenían los hombres prehistóricos (lámparas de grasa) hasta los materiales utilizados, pigmentos y óxidos de hierro, que fueron recogidos en lugares próximos como Santander o el Cuera con el fin de asimilarse lo más posible a los que usaron aquellos hombres.

En la plaza Nueva, lugar donde se representaba la Edad Media riosellana, tuvieron lugar recreaciones a cargo del grupo La Guardia durante los tres días. Allí se representó la llegada del rey Alfonso X para presidir el acto de entrega de la carta puebla a Ribadesella y también tuvieron lugar exhibiciones de duelos y de oficios en un enclave completamente transformado y convertido en plaza medieval.

No lejos de allí, la plaza del Ayuntamiento se convertía en un mercado con presencia de productos locales y conservas de la mar. Este espacio estaba especialmente dedicado a la Ribadesella ballenera y al nacimiento de la actividad pesquera en el concejo y contaba con una atracción de un barco balancín que encantó a los pequeños de la casa.

En el paseo Princesa Letizia la época de la emigración estaba presidida por un mercado y un bar indiano en el que se desarrollaron degustaciones gastronómicas y un reencuentro indiano el sábado por la tarde, en homenaje a aquellos hombres y mujeres asturianos que, desde Ribadesella, partían en busca de fortuna.

También el ese paseo estaba la zona dedicada a la Guerra de la Independencia, con presencia allí del Regimiento de Infantería de Ribadesella, que luchó contra el invasor francés entre 1805 y 1811, y un espacio dedicado a la vida de Agustín Argüelles, riosellano que participó en la redacción de la primera constitución española siendo diputado por Asturias en las cortes.

Además de las actividades y recreaciones históricas el festival también estuvo marcado por la música y hubo varios conciertos durante los tres días para todos los gustos: el viernes actuaron el Coro Manin, el grupo Atalantix y la Orquesta Céltica Asturiana ; el sábado por la tarde actuó Beni Miyares y por la noche Wonderfull Chord ofreció un concierto.

festival-histórico-ribadesella

El festival se clausuraba el domingo, con la danza de Arcos en el panel del Renacimiento y un desfile de ésta por Ribadesella, y con el Festival de Habaneras, que tuvo lugar a ultima hora en la carpa destinada a la Emigración, donde los coros Capilla de la Torre (Villaviciosa), Concejo de Llanes y La Fuentina, de Ribadesella, ofrecieron un recital lleno de público que sirvió también para conocer las novedades del coro anfitrión, el de la Fuentina, que estrenaba dirección hace tres meses de la mano del joven organista Sergio Vázquez, que ha introducido voces nuevas y rejuvenecidas en la agrupación local riosellana.

En definitiva, esta segunda edición del festival histórico supuso todo un éxito; el público acompañó las numerosas actividades y el buen tiempo sirvió para animar las muchas propuestas instaladas en la villa riosellana y enfocadas en aprender divirtiéndose.

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse