opinion | FRANCISCO ROZADA

Memorias del concejo de Parres 1835-1985 (III)

  • En 1866 encontramos citado por primera vez el mercado de ganados en la villa, en el lugar denominado El Llerón del Barco
plano histórico de Arriondas y la plaza Venancio pando Plano de 1869 donde iría la Plaza del Mercado, en los terrenos donados por don Venancio Pando.

Historia de Parres

¿Cómo se renovaban los miembros del consistorio, hoy llamados concejales y antes “individuos”? Pues, cada dos años, se renovaba la mitad de los mismos mediante sorteo; siete cesaban y ocho continuaban. En una bolsa se metían quince bolas con los nombres de todos ellos y en otro talego otras quince, ocho con la expresión “continúa” o “sigue” y siete con la de “sale”. Se removían bien y dos niños iban sacando una bola de cada bolsa hasta completar los siete que debían abandonar el ayuntamiento. Los niños recibían unos maravedís como regalo y, en las elecciones municipales siguientes, se cubrían los puestos de los siete que habían cesado. Después, entre todos, elegían al alcalde.

El 30 de enero de 1849 se presentó el proyecto de carretera “desde Ribadesella a Castilla” y en Parres se acordó talar todos los árboles del concejo y jurisdicción por donde fuese a pasar aquella carretera. No se conservan las actas desde 1851 hasta 1865 y se desconoce qué pasó en el concejo digno de haber figurado en las mismas.

En 1866 encontramos citado por primera vez el mercado de ganados en la villa, en el lugar denominado El Llerón del Barco; para ello se expropiaron los árboles necesarios para agrandarlo y para construir “casas para la venta de objetos de comercio”.

El 23 de octubre de 1866 don Vicente Monasterio ofreció terrenos céntricos para levantar una plaza y celebrar en ella los mercados que tenían lugar en El Llerón del Barco y, don Venancio Pando, hizo otro tanto por las mismas fechas. Podemos afirmar que el 30 de octubre de 1866 “nació” la plaza que hoy conocemos ante el ayuntamiento. Acaba, pues, de cumplir 150 años. La corporación aceptó por unanimidad todas las condiciones impuestas por don Venancio para que Arriondas tuviese una plaza pública. Se iniciaron los trámites oportunos pero, hasta verla concluida, ocurrió de todo.

Don Venancio Pando nació en Trespiñera (Sto. Tomás de Collía) y había sido emigrante en Filipinas y Cuba, junto con sus hermanos Benigno, Cristóbal y Nemesio. El 3 de mayo de 1867 Antonio Molledo cesó como alcalde, a petición propia, y le sustituyó Vicente Somoano, el cual presentó un escrito según el cual la nueva plaza del ayuntamiento debería tener -al menos- dos entradas, y no una sola de enlace con la carretera general, como se había previsto, y que se privase al donante de la misma el poder decidir sobre los derechos y rentas que produjesen los puestos que se iban a instalar en la misma, al considerar que ese tema concernía solo a la corporación municipal. Desde ese momento la corporación se dividió en dos, con partidarios y detractores de una o de otra decisión, y el asunto terminó sobre la mesa del Gobernador Civil.

Por Francisco José Rozada, Cronista Oficial de Parres

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Memorias del concejo de Parres (1835-1985) - I

Memorias del concejo de Parres 1835-1985 (II)