Piloña | INFIESTO

El biólogo sueco, Svante Pääbo, premio Princesa de Asturias, visitó Piloña

  • Pääbo dio una charla en el Instituto de Infiesto y visitó la exposición "los 13 del Sidrón"
Pääbo visitó la exposición "los trece del Sidrón"

Svante Pääbo volvió a Piloña

El Instituto de Educación Secundaria de Infiesto se convirtió la pasada semana en sede de los Premios Princesa de Asturias gracias a la visita de Svante Pääbo, biólogo sueco que dirige el Instituto Max Planch de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) y que ha sido dotado con el galardón de Investigación Científica y Técnica de los Premios Princesa de Asturias 2018.

No era la primera vez que Pääbo visitaba Piloña, ya lo había hecho en el año 2007 para adentrarse  en la cueva del Sidrón, donde entonces se estaban llevando a cabo excavaciones dirigidas por Javier Forte. Aquel primer viaje al concejo piloñés permitió al investigador sueco extraer material genético de los huesos encontrados en la cueva del Sidrón, procedentes de un grupo de neandertales conocidos actualmente como «los 13 del Sidrón». A partir de aquel material genético, y a través de años de investigaciones y comparaciones con ADN extraído de muchas otras partes del mundo, Pääbo ha logrado determinar que el rastro Neandertal se mantiene aún en nosotros, lo que quiere decir que el Homo Sapiens y el Neandertal coincidieron y se mezclaron entre ellos durante algún periodo de tiempo.

paabo-sidron-infiesto

«Cerca de la mitad del genoma neandertal pasea por el mundo, lo que significa que no están extintos sino que siguen entre nosotros», afirmaba el investigador sueco en el Instituto de Infiesto durante la conferencia que ofreció a los alumnos de Piloña y de otros centros asturianos. El  flamante premio princesa de Asturias de las ciencias, muy cercano con los chavales,  consiguió mantener muy atento a todo el auditorio con su apasionada narración acerca de cómo el hombre actual salió desde África al resto del mundo  y cómo se cruzó con otra especie, la neandertal, hasta dar lugar a lo que ahora somos.

El instituto piloñés demostró su emoción con la importante visita recibiendo al protagonista de la jornada con colas de aplausos en los pasillos que llevaban al auditorio en el que habló y decorando el centro con trabajos y murales alusivos a sus investigaciones en paleogenética, disciplina que le ha llevado a ser merecedor del Princesa de Asturias de las ciencias de este año.  Después de su conferencia y de un pequeño turno de preguntas, Svante Päaboo visitó, junto con los profesores de biología y geología, el laboratorio del instituto, donde se interesó por las materias que se enseñan allí a los estudiantes, contestó preguntas de los alumnos y firmó el libro de visitas del centro, que este año celebra su 50 aniversario.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse

Noticias relacionadas

Cincuenta años del Instituto de Infiesto

«Lo normal sería que yo fuese de nuevo el candidato»