Cinco alumnas riosellanas investigan sobre feminismo

  • Para final de curso distribuirán un periódico gratuito con las conclusiones de su trabajo

El Fielato y El Nora, 05 Marzo 2019

Laura , Paula, Paula Vega, Teresa y Carmen en el Instituto de Ribadesella.

Feminismo y periodismo

 

En el IES Avelina Cerra, de Ribadesella, cinco mujeres investigan sobre mujeres. Sobre feminismo.

Reflexionan sobre las maneras de conseguir esa utopía conseguible de la igualdad de género.

Lo hacen en femenino, sintiéndose parte de cada historia, suceso, injusticia y asesinato.

Piensan y rebuscan en la Historia y las historias que se encuentran con curiosidad y empeño. A veces con rabia, ante las conclusiones a las que llegan. Con impotencia, aliñada con sorpresa, y esa pasión que sólo hierve al inicio de la juventud, cuando tienes el mundo por delante y las ganas para cambiarlo.

Laura Bustio, Paula Sánchez, Paula Vega, Teresa Argüero y Carmen Suárez en el patio del Instituto de Ribadesella.

Cinco jóvenes, inteligentes mujeres semilla, que escogieron libremente como tema El Feminismo para su asignatura Taller de Investigación, una materia en la que su profesora, Beatriz Moreta -filosofa y educadora en pensamiento crítico- invita a los alumnos a escoger un tema, abordarlo, diseccionarlo y reflexionarlo.

El objetivo es elaborar un proyecto para final de curso en el que se expongan las conclusiones e ideas que vayan hilando durante su trabajo. Laura, Paula, Teresa, Carmen y Paula V- (que así se llaman las protagonistas de esta pequeña –gran– historia) escogieron indagar sobre feminismo e igualdad de género, «nos pareció un tema importante, actual, y digno de mención y reflexión, ya que todos los días se ven nuevos casos de desigualdad y violencia de género. La asignatura nos pareció una buena oportunidad para indagar sobre el tema, aprender y aportar, como mujeres que somos. Desde el inicio del trabajo nos sorprendemos de lo poco que sabemos, de la cantidad de roles que tenemos asumidos inconscientemente...Estamos aprendiendo mucho». Para plasmar sus conclusiones, en su proyecto final diseñarán, escribirán, maquetarán y distribuirán un periódico (al que han llamado  “La Nueva Fronde”, en honor al mítico La Fronde, el primer periódico feminista de la historia, fundado en Francia en el s.XIX). Jóvenes mujeres valientes que, desde la discreta aula de un discreto instituto en el oriente asturiano, ponen  energía y ganas en desarrollar un trabajo que, esperan, pueda cambiar pequeñas cosas que ayuden a cambiar cosas más grandes. Una pequeña aportación en su entorno que tratará de dar cuenta de la (enorme) ocupación del patriarcado en todos los ámbitos. 

«Es esencial que todo el mundo se esfuerce en hacer un análisis de conciencia sobre los micromachismos que hay implantados, para combatirlos y erradicarlos. Convivimos con ellos y los tenemos todos, hombres y mujeres, niños y niñas. Ahí están profundamente interiorizados».

La Nueva Fronde incluirá artículos sobre mujeres silenciadas en la historia, ensayos sobre la normalizada discriminación sexista a la que las mujeres han sido y son sometidas en todos los terrenos, pero también actualidad, presente, impregnado de injusticias machistas. «Hacer un periódico y distribuirlo de manera gratuita nos parece una manera de llegar a todo el mundo, desde nuestros compañeros a gente adulta. En él queremos acercar lo que hemos aprendido y tratar de aportar reflexión y aliados en la lucha por la igualdad de género en todos los ámbitos».
El mito del amor romántico vendido por el patriarcado, la violencia doméstica y cómo se llega a ella, los vientres de alquiler, el aborto, el papel de los hombres en la lucha feminista, la utilización política del feminismo o la pérdida de derechos para las mujeres que suponen partidos como Vox, son algunos de los temas que investigan y debaten. Temas que las hacen enfrentarse a dilemas éticos, a contradicciones. Temas que las ayudan a descubrir esos micromachismos, asumidos, invisibles pero tristemente efectivos, dentro de ellas mismas. Pero también temas que despiertan en sus jóvenes y blancas conciencias realidades feas, y ganas de sumarse a la lucha por erradicarlas. Jóvenes conciencias inquietas que rebuscan en la vida de otras mujeres que las precedieron, en las injusticias que sufrieron, en las batallas que libraron…para aprender, crecer, empatizar y conseguir ser sororas, compañeras, aliadas, guerreras… mujeres (futuro) que van soltando, sin darse cuenta, pequeñas semillas en un camino que lleva a un mundo más justo, que serán parte de las que educarán y gobernarán en el mañana, y que -junto a muchas otras- con su activismo y su comprensión empática, conseguirán que (quizás) en el futuro las palabras machismo y feminismo sean conceptos y momentos que precedieron a un mundo en el que la igualdad real entre hombres y mujeres sea eso, real. Un futuro, peleado por mujeres, en el que no haya que llorar ni a una más muerta a causa de la violencia de género. «El feminismo es como una voz que se alza. Un grito. En esa voz estamos las de ahora pero también las que, antes que nosotras, lucharon contra el patriarcado. Algún día esa voz será tan grande que acabará con todos los tipos de machismos que oprimen a las mujeres».

Soñemos, mujeres. El futuro se fragua y crecen las hierbas moradas. El Instituto de Ribadesella está siendo testigo de esto. Pronto aparecerán las flores.

 

Comentarios

No hay comentarios

Para poder dejar sus comentarios debe estar logueado en la web. Registrarse